Divorciarse conlleva daños inmediatos en la salud física y mental

Separarse de la pareja es un momento duro, especialmente si conlleva un conflicto con la otra persona, ahora un estudio danés ha encontrado que se producen efectos negativos tanto física como mentalmente inmediatamente después de un divorcio.
Escrito por: Natalia Castejón

01/12/2020

Divorcio: efectos inmediatos en la salud

Para algunos un divorcio será un alivio, para otros una necesidad y, para la mayoría, un trauma. Lo que sí parece estar más claro, al menos a tenor de un reciente estudio realizado por investigadores de la Universidad de Copenhague (Dinamarca), es que las parejas que deciden acabar con su relación y divorciarse podrían sufrir efectos negativos inmediatos en su salud física y mental. A esta conclusión han llegado tras analizar las consecuencias de la separación reciente de 1.856 personas.

En la investigación se tuvieron en cuenta tanto los efectos físicos como los mentales derivados del divorcio de los participantes. Los resultados, que han sido publicados en la revista Frontiers in Psychology, indicaron que justo inmediatamente después de la separación legal las personas ya comienzan a tener cambios negativos en su salud física y psicológica. Además, en muchas ocasiones esta situación conlleva discusiones y conflictos que podrían agravar todavía más esos efectos negativos para la salud.

"En todos los géneros, se encontró que los niveles más altos de conflicto de divorcio predecían una peor salud mental”, Dr. Søren Sander

Al parecer, este estudio es el primero que analiza las consecuencias del divorcio rápido –un tipo de separación que se da en Copenhague en la que se aprueba dentro de los 5 días siguientes a su solicitud–. Los investigadores creen que los resultados obtenidos en otros estudios podrían estar subestimados, pues el proceso de separación suele ser largo, dando tiempo a que las heridas psicológicas sanen y obteniendo resultados completamente distintos en la evaluación.

Los conflictos en el divorcio conllevan una peor salud mental

Los autores de la investigación encontraron algunos datos curiosos, por ejemplo, los hombres que ganaban más dinero y eran más jóvenes presentaron una mejor salud física después de separarse que los que no cumplían estos requisitos. La mejora en la salud mental se asoció a los que tuvieron más hijos, más divorcios previos o una nueva pareja.

En el caso de las mujeres divorciadas, mayores ingresos, una nueva pareja, menos divorcios anteriores y menos conflicto durante la separación predijeron una mejor salud física, mientras que ganar más, ser quien toma la decisión de divorciarse, tener una nueva pareja y niveles más bajos de conflicto en la separación hacían que las participantes tuvieran mejor salud mental.

El Dr. Søren Sander, uno de los autores del estudio, ha declarado que: "En todos los géneros, se encontró que los niveles más altos de conflicto de divorcio predecían una peor salud mental, incluso cuando se tienen en cuenta otras variables sociodemográficas y características del divorcio".

Todo ello recalca la importancia de prestar ayuda desde el primer momento de la separación, los investigadores creen que de esta manera se podrían evitar los efectos adversos en los divorciados, que además de afectarles física y mentalmente también interfieren en su vida laboral, social e incluso reduciría sus visitas al médico.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD