PUBLICIDAD

Hacer teatro de improvisación reduce la ansiedad en los adolescentes

La técnica teatral de la improvisación puede reducir los miedos y la ansiedad en los adolescentes, porque ganan confianza en sí mismos y asumen la posibilidad de cometer errores, según un estudio estadounidense.
Escrito por: Caridad Ruiz

21/12/2018

Hacer teatro de improvisación reduce la ansiedad en los adolescentes

El hecho de que los adolescentes en la escuela o el instituto representen obras de teatro sin un guion previo, es decir, improvisando, puede ser un método eficaz, asequible y económico para superarlos temores y los trastornos de ansiedad que les generan las fobias sociales, según sugiere un estudio llevado a cabo por la Universidad de Michigan (EE.UU.)

En el trabajo, publicado en The Arts in Psychotherapy, se incluyó a 268 estudiantes de secundaria y preparatoria (lo que en nuestro sistema equivale a bachillerato) de Detroit. Todo ellos participaban en un programa que enseñaba la técnica de la improvisación teatral, de 10 semanas de duración, que ofrecía el Proyecto de Creatividad de Detroit. Los estudiantes, además, tuvieron que rellenar unos cuestionarios antes y después del curso.

Hacer teatro sin un guion ayuda a ganar confianza y reduce el miedo a equivocarse en los adolescentes

Los adolescentes que al comienzo de esas clases de improvisación teatral dieron positivo en la prueba de fobia social, manifestaron sentir menos síntomas cuando acabó el programa. Según los investigadores, el apoyo de otros compañeros –necesario cuando se actúa sin un guion previo–, genera en los jóvenes confianza, y ayuda a que todos los miembros del grupo experimenten una mayor seguridad en sí mismos a la hora de aceptar riesgos, aunque ello suponga que puedan equivocarse.

Improvisar mejora las habilidades sociales

La menor ansiedad social que manifestaron los jóvenes al final del programa se relacionó con una mejora en sus habilidades sociales, en su aptitud para descubrir cómo alcanzar los objetivos y en su capacidad creativa, y con una mayor disposición a aceptar el hecho de que pueden equivocarse.

Hasta este estudio, nunca se había analizado cómo las clases de improvisación teatral en el entorno escolar pueden ayudar a superar la angustia o temores de los jóvenes. Según sus autores, esta iniciativa se convierte así en una alternativa no clínica, y que apenas requiere inversión, para abordar los trastornos de ansiedad y la depresión en los adolescentes.

No obstante, estos expertos también señalan que los institutos y escuelas donde se llevó a cabo el programa se encontraban en zonas desfavorecidas, con un bajo rendimiento escolar, y donde los recursos para acceder a terapias para reducir la ansiedad son mucho más escasos que en áreas con un nivel económico más elevado.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD