Google+
YouTube

Belleza y bienestar

La piel en la menopausia
Escrito por Eva Salabert, periodista experta en salud
En el climaterio, el organismo sufre una serie de cambios que tienen como consecuencia la pérdida de elasticidad y la falta de hidratación de la piel. Toma nota de nuestros consejos para cuidarla en esta etapa.
  1. Cambios en la piel durante la menopausia
  2. Cuidados de la piel en la menopausia
  3. Cabello y uñas en la menopausia
La piel en la menopausia
Arrugas, deshidratación, pérdida de frescura... son algunas de las facturas que deja la menopausia en la piel

La piel en la menopausia

En el climaterio, periodo que abarca desde que aparecen los primeros síntomas de la premenopausia (como las irregularidades menstruales), hasta que finaliza la posmenopausia y comienza la etapa conocida como senectud (a partir de los 65 años), el organismo sufre una serie de cambios, como la disminución de estrógenos y de colágeno, que tienen como consecuencia una pérdida de elasticidad y la falta de hidratación de la piel, que se vuelve más frágil y susceptible a lesiones, que también tienen más dificultades para cicatrizar.

Los principales efectos que tiene el proceso fisiológico conocido como climaterio o menopausia sobre la piel de la mujer son:

  • Se deshidrata, presentando un aspecto seco y rugoso.
  • Pierde frescura y luminosidad, y su tono ya no es uniforme.
  • Disminuye su grosor, pierde elasticidad, y se vuelve quebradiza y propensa a lesiones.
  • Se intensifica el número y profundidad de las arrugas. Al degradarse las fibras de elastina y colágeno, la piel pierde firmeza y se descuelga. La flacidez se aprecia sobre todo en la parte inferior del rostro y en el cuello, así como en la parte interior de brazos y piernas.
  • Aparecen manchas oscuras, sobre todo en las zonas más expuestas al sol, como la cara y las manos.
 

Temas en este artículo

Actualizado: 05/03/2014

PUBLICIDAD

Entrevista

Dr. Iván Malagón

Especialista en ortodoncia

"El principio que rige mi trabajo es que una sonrisa bella es en primer lugar una sonrisa saludable, pero además debe acompañar en armonía al resto del rostro"

 

15% de la población tiene odontofobia (pánico al dentista)

Lo más habitual es que su fobia se deba a una mala experiencia previa, y se centre en las agujas, la perforación y la extracción de la pieza dental. Los padres pueden transmitir este miedo a sus hijos.

Fuente: 'Universidad Carlos III de Madrid'

 

PUBLICIDAD