PUBLICIDAD

Fallo de medro en bebés y niños
El fallo de medro se produce cuando un bebé o niño menor de tres años presenta un desarrollo físico inferior a lo normal para su edad, según los percentiles estándar. Te explicamos sus posibles causas y cómo se trata.

Qué es el fallo de medro y por qué se produce

Actualizado: 27 de febrero de 2020

El fallo de medro (también llamado desmedro) es el término empleado para referirnos a un desarrollo de peso por debajo de lo esperado en los niños menores de tres años. Para determinar que un niño está creciendo por debajo de lo que se considera normal para su edad, debemos emplear las tablas de peso y talla para la edad y sexo (conocidas como percentiles) estandarizadas, que son especialmente importantes en los dos primeros años de vida.

Aunque la principal causa del fallo de medro suele ser una nutrición inadecuada, también puede ser consecuencia de una enfermedad de base no diagnosticada en el menor, por lo que la actuación del pediatra para llegar a un diagnóstico adecuado será primordial. Así, en cada revisión con el pediatra, se registran el peso y la talla del bebé, y para comparar si está dentro de la normalidad se analiza ese valor con respecto a las tablas y gráficas de percentiles, que corresponden a las medias de niños de su misma edad y sexo.

Fallo de medro

Los percentiles son medidas de promedio y se analizan del siguiente modo: si un niño está en el percentil 25 de peso, quiere decir que de 100 niños de su misma edad y sexo que se ordenaran por peso, habría 75 con más peso y 24 con menos peso. Si un niño está en el percentil 95, quiere decir que de 100 niños sólo hay cuatro que lo superan en peso.

La “media” corresponde al percentil 50, pero tan normal es un percentil 15, 30, o 70, como un percentil 95 (no todos los niños son iguales, hay bebés más gorditos, y otros más delgados). Se considera que están alejados de la normalidad los niños que tienen un percentil de peso inferior al percentil 3 (de forma mantenida), o por encima del percentil 97-99.

En el caso que nos ocupa, el fallo de medro, diríamos que correspondería a los niños que:

  • De forma mantenida tienen una curva de peso por debajo del percentil 3 (o percentil 5, ya que no hay una definición unánime).
  • Aquellos en los que hay una caída en su curva de peso. Por ejemplo, un niño que estaba siempre en un percentil 90 y deja de ganar peso adecuadamente, bajando a un percentil 50 de forma mantenida. Aunque un p50 sería un peso “normal”, hay siempre que compararlo con su propia curva, por lo que también habría que investigar las causas.

Causas del fallo de medro en los niños

Una vez establecido que hay un fallo de medro en un lactante, lo más importante será determinar la causa. Y, ante todo, no hay que olvidar que se debe tener en cuenta la carga genética de los padres y la raza del niño. Clásicamente, se han dividido las causas del fallo de metro en dos tipos: no orgánicas (por factores ambientales y sociales) y orgánicas (por alguna enfermedad).

Las causas del desmedro son muy amplias; algunas más comunes y, otras, consecuencia de enfermedades más raras. El pediatra tiene el reto de saber detectar estos casos y diagnosticarlos para poder tratarlos adecuadamente. 

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD