PUBLICIDAD

Dieta y nutrición
Fecha de caducidad
Los alimentos frescos, perecederos o con riesgo microbiológico incluyen fecha de caducidad, una medida de seguridad que nos indica cuándo se desaconseja comer dicho producto. Resuelve todas tus dudas.
Escrito por Adriana Hernández, Periodista experta en nutrición y vida sana
Revisado por Beatriz Robles, Consultora experta en seguridad alimentaria

¿Se puede consumir un alimento caducado?

“Veo un yogur en la nevera y ya puede poner la fecha que quiera, que yo me lo voy a comer”, “me como los yogures cinco días más tarde y nunca me han sentado mal”, estas son algunas de las declaraciones que hizo el ministro español de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, sobre el tema de los alimentos caducados. El ruido y la polémica estaban servidos. Pero no solo en el Gobierno se han llevado las manos a la cabeza, en los hogares españoles es habitual ver cómo los miembros de una familia discuten a cuenta de si un alimento que ha pasado la fecha impresa en el envase se puede o no ingerir. Hay opiniones y estómagos para todos los gustos, pero lo realmente importante es que no todos los alimentos aguantan igual el paso del tiempo. No es lo mismo un yogur que una carne picada.

La vida útil de la comida perecedera (la que lleva fecha de caducidad) varía entre dos y treinta días según el tipo de producto del que hablemos. Una vez superada la fecha límite, no se puede garantizar su seguridad. Consumirla es un riesgo, una lotería.

Sin embargo, los productos no perecederos (todos los que llevan fecha de consumo preferente a excepción del huevo) como el queso, los encurtidos, los helados, las legumbres o los congelados pueden durar años sin causar problemas, explican desde la Federación Española de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB).

Hay opiniones y estómagos para todos los gustos, pero lo realmente importante es que no todos los alimentos aguantan igual el paso del tiempo

Estas son las pautas a seguir cuando un alimento haya sobrepasado su vida útil:
  1. Alimentos con fecha de caducidad y huevos: no son seguros y no se deben consumir. Es muy importante tener en cuenta que algunos microorganismos que pueden producir problemas de salud muy graves pueden estar presentes en los alimentos sin alterarlos. Por eso los alimentos perecederos pueden ser peligrosos pasada la fecha de caducidad, aunque tengan sabor, olor y textura normal. Por lo tanto, nunca se debe decidir si se consume o no en función de su aspecto o su olor: una vez superada la fecha de caducidad se deben desechar.
  2. Alimentos con fecha de consumo preferente: se pueden consumir después de esa fecha, pero su calidad puede haber disminuido.

¿Qué ocurre en el cuerpo si te comes un alimento caducado?

Un alimento perecedero que ha pasado la barrera de seguridad marcada por la fecha de caducidad puede presentar microorganismos patógenos que dan lugar a toxiinfecciones alimentarias de distinta gravedad. Se conoce como toxoinfección el conjunto de patologías producidas por los microorganismos y engloba tanto las intoxicaciones (la enfermedad se desencadena por la ingestión de una toxina producida por el microorganismo aunque él ya no esté presente) y las infecciones (la patología aparece por la ingestión del microorganismo). 

La mera presencia de la toxina o del microorganismo no es suficiente para desencadenar la enfermedad. La intoxicación solo se produce si hay una cantidad suficiente de toxina y para desarrollar una infección debe haber un número mínimo de microorganismos (carga infectiva, que es diferente para cada patógeno). El mecanismo de acción es diverso y los síntomas pueden estar localizados a nivel intestinal (diarrea, hinchazón, flatulencias, meteorismo, dolores abdominales) o sistémico (fiebre, deshidratación, debilidad, dolor de cabeza, calambres, parálisis…).

“En España se producen 15.000 casos de daños por ingesta de alimentos caducados al año, no hay que tomárselo a la ligera, especialmente en personas que forman parte de grupos de riesgo como son los niños, las mujeres embarazadas y los ancianos”, explica Alfonso Carrascosa, doctor en biología y científico del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

Actualizado: 28 de Septiembre de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Revisado por:

Beatriz Robles

Consultora experta en seguridad alimentaria
Beatriz Robles

PUBLICIDAD

Salud en cifras

30%
de las españolas tiene un déficit de vitamina D, que aumenta en invierno y primavera
'Fuente: 'VI Reunión Científica de Ginecología Privada (GINEP)''

PUBLICIDAD