PUBLICIDAD

Ejercicio y deporte
Bursitis
Los deportistas y profesionales que someten sus articulaciones a movimientos muy repetitivos suelen sufrir la inflamación de las bursas. Conoce cómo prevenir este tipo de lesiones y cómo aliviar su dolor.
Escrito por Dr. Tomás Fernández Jaén, Traumatólogo de la Unidad de Medicina y Traumatología del Deporte de la Clínica CEMTRO

Causas de la bursitis

Causas de la bursitis

El levantamiento de pesas puede causar un rozamiento en la bursa por repetición de movimientos.

La bursitis puede deberse a dos grandes grupos de entidades:

  • Bursitis de causa mecánica o traumática: debida a lesiones, contusiones o como consecuencia de un movimiento repetitivo o una presión prolongada y excesiva de la articulación. 
  • Bursitis de causa inflamatoria sistémica o metabólica: como la artritis reumatoide, por gota, heridas o infecciones. Además, puede estar asociada a la enfermedad tiroidea o a la diabetes.

Se habla de una bursitis aguda cuando los síntomas aparecen en un corto espacio de tiempo, generalmente con inflamación asociada (enrojecimiento y calor de la zona). Su causa más frecuente es un traumatismo directo o la repetición de movimientos que provoquen rozamiento en la bursa (actividades profesionales o lúdicas en las que se repita un movimiento, como levantar pesas -en las bursitis de hombro- o rezar de rodillas -en las bursitis de rotulianas, popularmente conocidas como beatas-).

En ausencia de trauma o daño repetido sobre la bursa es importante descartar una posible infección, enfermedad inflamatoria o metabólica.

La bursitis crónica es el resultado de haber sufrido repetidas bursitis agudas, o bien se produce cuando la curación de una bursitis es incompleta, perpetuándose la hinchazón. En la bursitis crónica los síntomas pueden estar presentes durante varias semanas y suelen ser recurrentes.

Actualizado: 31 de Julio de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD