PUBLICIDAD

Asocian el estrés prenatal de los padres a mala conducta en los hijos

Los trastornos emocionales de padres y madres durante el embarazo –como ansiedad, estrés o conflictos de pareja– aumentan el riesgo de que sus hijos sufran problemas de conducta cuando cumplan dos años.
Escrito por: Natalia Castejón

08/08/2019

Mujer estresada por la mala conducta de sus hijos

Los futuros progenitores que experimentan estrés o trastornos emocionales, o mantienen conflictos de pareja durante el periodo prenatal tienen más riesgo de que sus hijos desarrollen problemas de conducta al cumplir los dos años de edad, según un estudio llevado a cabo por miembros de la Universidad de Birmingham, la Universidad de Cambridge (Reino Unido), la Universidad de Leiden (Países Bajos) y la Universidad de Nueva York (EE.UU.).

El trabajo, que ha sido dado a conocer gracias a su publicación en la revista Development & Psychopathology, hizo un seguimiento a 438 futuras madres y padres durante el periodo de embarazo, especialmente a lo largo del tercer trimestre de gestación, y analizó los comportamientos de los hijos a los cuatro, 14 y 24 meses de edad.

Los padres que experimentaron estrés y ansiedad durante el embarazo tuvieron más riesgo de que sus hijos mostraran berrinches, inquietud y rencor a los dos años de edad

Los resultados dejaron ver que el bienestar de las madres primerizas antes del parto fue clave en el comportamiento de los hijos cuando cumplieron los dos años, y que aquellas que sufrieron ansiedad y estrés durante la gestación tuvieron más probabilidades de que sus bebés presentasen comportamientos como inquietud, berrinches y rencor durante los primeros 24 meses de vida.

También observaron que estos niños tenían más riesgo de desarrollar trastornos emocionales, tales como infelicidad, preocupación o miedo, cuando sus padres habían tenido problemas en la relación durante el embarazo, incluyendo peleas, conflictos entre ellos y ausencia de felicidad.

Herramientas de comunicación para acabar con el problema de pareja

Este estudio viene precedido por otro anterior de los mismos autores, que fue publicado en la revista Archives of Women’s Mental Health, y en el que se comparó el bienestar de los padres durante los últimos tres meses de embarazo y el de los niños cuando tuvieron cuatro meses.

Los hallazgos fueron parecidos al estudio que se realizó posteriormente, por ello, la Dra. Sarah Foley, una de las autoras de la investigación, hace hincapié en la necesidad de brindar herramientas de comunicación para los padres y madres primerizos, porque con ello se conseguiría prepararlos para la nueva situación que se va a presentar en sus vidas, prevenir crisis de pareja durante el embarazo, y evitar por tanto alterar el comportamiento futuro de su hijo.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD