PUBLICIDAD

Aceite de coco ¿De verdad es bueno para todo?

El aceite de coco, un hidratante natural ideal para el cuidado de la piel y el cabello, está de moda gracias a sus propiedades cosméticas. Conoce los beneficios que te aportará esta grasa, y en qué casos no debes usarla.
Aceite de coco, ¿de verdad es bueno para todo?

El aceite de coco está indicado sobre todo para pieles o cabellos secos debido a sus propiedades hidratantes.

El aceite que se extrae de los cocos maduros tiene múltiples usos en la industria alimentaria y, además, se ha puesto de moda gracias a sus aplicaciones cosméticas; en concreto, se considera un hidratante natural ideal para el cuidado de la piel y el cabello. Para conseguir los beneficios que se atribuyen al aceite de coco, los expertos dicen que debe ser orgánico (para que no contenga toxinas o pesticidas), extra virgen y sin refinar. El aceite de coco virgen se extrae de cocos frescos por prensado en frío. El refinado es más barato y es apto para cocinar porque es más estable al calor.

El aceite de coco lleva mucho tiempo siendo un ingrediente habitual de cremas y otros productos cosméticos, debido a sus propiedades hidratantes

Las propiedades de esta grasa para conseguir mejoras estéticas han sido proclamadas por celebrities como Gwyneth Paltrow, Jessica Alba, Madonna, o Blake Lively, aunque no todas la emplean de la misma forma. Así, mientras Miranda Kerr lo utiliza para aliñar sus ensaladas o dar sabor a sus infusiones, Jessica Alba afirma que se lo aplicó en la piel durante su embarazo para prevenir estrías, y Gwyneth Paltrow se enjuaga la boca con él para mantener una dentadura saludable.

Con respecto a sus usos culinarios, es cierto que el aceite de coco es rico en grasas saturadas –un 90%–, sin embargo, no todas las grasas saturadas son iguales, y diversos estudios científicos han comprobado que el consumo moderado de este aceite –que aporta triglicéridos de cadena media y ácido láurico–, disminuye los niveles de colesterol total y acelera el metabolismo, además de tener un efecto saciante, por lo que también es uno de los ingredientes del famoso bulletproof coffee, un desayuno muy energético que, según su creador, ayuda a controlar el peso corporal.

Aplicaciones cosméticas del aceite de coco

Los expertos en dermatología explican que el aceite de coco lleva mucho tiempo siendo un ingrediente habitual de las cremas y otros productos cosméticos debido a sus propiedades hidratantes, aunque no es el único que se utiliza con este fin, ya que los de aloe vera, sésamo, almendras o argán, entre otros, comparten algunas de sus cualidades. El aceite de coco está indicado sobre todo para pieles o cabellos secos, siempre teniendo en cuenta que otros aceites utilizados en cosmética pueden ser igual de efectivos dependiendo de las características de cada persona.

Entre sus aplicaciones cosméticas destacan:

  • Es un excelente acondicionador natural para el cabello. Lo hidrata en profundidad y evita que se encrespe en ambientes húmedos. Hay que aplicarlo en las puntas, y no en el cuero cabelludo, ni en la raíz del cabello, para no engrasarlo.
  • Hidrata la piel de cuerpo y rostro, y previene el envejecimiento prematuro. Se puede utilizar como mascarilla facial.
  • Puede utilizarse como protector labial para que los labios no se resequen y agrieten.
  • Los enjuagues bucales con aceite de coco conocidos como Oil pulling mejoran la salud bucodental (tiene un efecto antibacteriano y antifúngico) y combaten el mal aliento, aunque el aceite sobrante se debe tirar a la basura, y nunca por el desagüe.
  • Ayuda a prevenir las estrías que aparecen durante el embarazo o cuando se sigue una dieta de adelgazamiento. Aplicar una pequeña cantidad de aceite de coco masajeando suavemente en las zonas corporales que tienen más tendencia a presentar estrías (como el abdomen, los muslos, glúteos, senos, o brazos), nutre la piel y favorece su elasticidad, lo que puede evitar estas antiestéticas marcas.
  • Como desmaquillador; humedeciendo un trozo de algodón con este aceite se pueden retirar los restos de maquillaje, dejando la piel suave e hidratada.

Para qué no sirve el aceite de coco

Como suele ocurrir cuando un producto se pone de moda, a veces se magnifican sus beneficios como si se tratase de un ‘remedio para todo’. En este caso, el aceite de coco no sirve o no se debe utilizar para:

  • Blanquear la dentadura. Como afirma el especialista en odontología Iván Malagón, este efecto se atribuye erróneamente al aceite de coco porque hay quien lo mezcla con bicarbonato para cepillarse los dientes, y es el bicarbonato el que consigue aclararlos, pero a costa de erosionar el esmalte dental, por lo que no debe hacerse.
  • Adelgazar. El aceite de coco, al igual que otras grasas, tiene muchas calorías, por lo que abusar de su consumo engorda y no es nada saludable. Es cierto que por su contenido en ácido láurico y triglicéridos de cadena media acelera el metabolismo y puede favorecer la pérdida de peso, pero en el marco de una dieta saludable e incluyendo la práctica de ejercicio físico.
  • Prevenir las caries a base de enjuagarse con este aceite tras cada cepillado. Aunque el ácido láurico que contiene ayuda a prevenir las caries, el organismo no lo absorbe cuando te enjuagas con él y, lo que es peor, si lo tiras por el desagüe perjudicarás al medio ambiente.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD