PUBLICIDAD

Un fármaco para la artritis cura los ojos saltones del hipertiroidismo

El tocilizumab, un medicamento que se usa para tratar la artritis reumatoide juvenil, consigue corregir sin cirugía la orbitopatía tiroidea, los ojos saltones característicos de las personas con hipertiroidismo.
Escrito por: Caridad Ruiz

30/10/2018

Hombre con los ojos saltones

En España la orbitopatía tiroidea u orbitopatía de Graves, que suele afectar a individuos que padecen hipertiroidismo, la sufren alrededor de 7.000 mujeres de entre 20 y 70 años y unos 1.500 varones. Esta enfermedad –que suele durar hasta 10 o 15 años– se caracteriza porque los pacientes presentan ojos saltones o ‘de sapo' y mirada de miedo o asombro, porque el tejido situado detrás y alrededor del ojo se hincha, lo que empuja el globo ocular hacia delante.

Esto puede causar no solo un trastorno estético y de autoestima que puede desencadenar una depresión, sino que también conlleva diferentes afecciones oculares, como ojo seco, irritado y lagrimeo, ya que los párpados no pueden cerrarse correctamente y el parpadeo se efectúa con menos frecuencia. A veces, si la hinchazón es muy acusada, el paciente puede sufrir visión doble o dificultad para enfocar objetos. En la mayoría de casos las pacientes se sometían hasta ahora a numerosas operaciones para corregirlo.

La orbitopatía tiroidea o de Graves, que provoca problemas oculares y de autoestima, afecta sobre todo a las mujeres con hipertiroidismo

Ahora, una investigación realizada durante nueve años con 32 pacientes por el oftalmólogo gallego José Vicente Pérez Moreiras y varios oftalmólogos procedentes de diferentes hospitales españoles ha demostrado la eficacia de tocilizumab, un anticuerpo monoclonal antiinterleucina-6, para tratar la orbitopatía de Graves resistente a los corticosteroides de moderados a severos. La investigación se ha publicado en American Journal of Ophthalmology.

Tocilizumab evita que los pacientes tengan que operarse

Tocilizumab inhibe la interleucina-6, que actúa como una proteína inflamatoria. Gracias a esta nueva terapia la inflamación en los músculos y en la grasa orbitaria se reduce a unos pocos meses. El 96% de los pacientes tratados por el Dr. Pérez Moreiras tardó entre cuatro y ocho meses en curarse, y el fármaco evitó que el 75% de los afectados se tuviera que someter a una cirugía.

Lo curioso es que este medicamentos se desarrolló para tratar la artritis reumatoide juvenil. Pero el Dr. José Vicente Pérez Moreiras, en su búsqueda para encontrar una solución a esos ojos saltones, síntoma del hipertiroidismo, descubrió que se podía utilizar en la enfermedad tiroidea autoinmune de tipo inflamatorio. Hasta ahora el Dr. Pérez Moreiras lo ha empleado con unos 200 pacientes, y también se está probando en algunos hospitales de Estados Unidos, donde llevan administrándolo tres años. Su precio oscila entre 4.000 y 7.000 euros.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD