Día Internacional de la Felicidad: ¿Qué nos hace realmente felices?

El Día Internacional de la Felicidad se celebra cada 20 de marzo por iniciativa de Naciones Unidas para reconocer el importante papel que juega el estado de ánimo en nuestras vidas. Te desvelamos (algún secreto) de cómo ser feliz.
Escrito por: Natalia Castejón

17/03/2017

Jóvenes felices saltando en la playa
La actitud depende de ti, intenta orientarla hacia el camino de la felicidad.

La felicidad es una emoción que ha suscitado grandes expectativas desde tiempos inmemoriales, y que todos los seres humanos pretendemos alcanzar pero, ¿cómo hacerlo si no sabemos qué es, o qué camino seguir hasta llegar a ella? La Real Academia Española (RAE) la define como el “estado de grata satisfacción espiritual y física” y como la “persona, situación, objeto o conjunto de ellos, que contribuyen a hacer feliz”. Sin embargo, lo que a uno le puede hacer feliz a otro puede no serle suficiente, por lo que sigue siendo un término algo abstracto.

Aun así, todos reconocemos la gran importancia que tiene ser feliz y los grandes beneficios que nos reporta ese maravilloso estado en el que todo parece posible; por ello, cada 20 de marzo celebramos el Día Internacional de la Felicidad, para darle el protagonismo que se merece. Esta iniciativa comenzó en 2013 gracias a las Naciones Unidas, y este año pretende seguir con los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible que se dieron a conocer en 2015, con el fin de terminar con la pobreza y la desigualdad, y para proteger el planeta, aspectos que garantizan el bienestar emocional de todos sus habitantes.

La felicidad está en las relaciones saludables y constructivas

Todos pretendemos ser felices, pero muchos piensan que pueden conseguirlo con dinero; otros, que lo proporciona una estabilidad emocional, y así hasta completar una larga lista de ingredientes necesarios para ser feliz. Por suerte, la ciencia está para darnos o quitarnos la razón en todo lo que pensamos, y en este caso no iba a ser menos, ya que el psicoanalista Robert Waldinger, de la Universidad de Harvard, ha dirigido uno de los estudios más largos en el tiempo sobre la felicidad, con nada menos que 75 años de investigación.

En el Estudio del Desarrollo de Adultos de Harvard se ha analizado a 724 personas de diferentes poderes adquisitivos, desde 1938. También se ha incluido a las parejas, hijos, nietos y bisnietos de estos individuos; en total tres generaciones. El fin era conocer los factores que hacen que las personas vivan una vida sana, plena y feliz.

Waldinger relata que, a día de hoy, cuando pregunta a los millennials qué esperan conseguir en sus vidas para ser felices, el 80% le dice que dinero, y el 50%, fama. Sin embargo, su estudio demuestra que ni una cosa ni otra es lo que realmente nos da la felicidad, sino que lo que nos la proporciona son las relaciones saludables, constructivas y profundas, basadas en la confianza y en el respeto. Por ello, hay que cambiar la visión materialista de la felicidad y empezar a mejorar nuestras relaciones, algo que está al alcance de todos.

Niveles de felicidad por países

Según el estudio IPSOS de 2020, que mide la felicidad en 27 países de todo el mundo, China y los Países Bajos son los países donde la población es más feliz (93% y 87% respectivamente), seguidos por Arabia Saudí (80%) y Francia y Canadá (78% ambos). En el lado opuesto, menos de la mitad de los adultos en Perú (32%), Chile (35%), España (38%), Argentina (43%), Hungría (45%) y México (46%) declaran sentirse felices.

Fuente: Global Happiness Study | October 2020 | Global Version | Public |

Es cierto que en esta percepción de la felicidad influyen muchos factores, pero hay uno que ha irrumpido en nuestras vidas y que las ha cambiado por completo. Se trata del COVID-19 y la pandemia que ha generado en todo el mundo. Las medidas restrictivas de movilidad, las normativas impuestas como método de prevención de contagios por el SARS-CoV-2 (uso de mascarilla, distancia interpersonal...), los confinamientos domiciliarios o el miedo a contraer la enfermedad son algunos de los motivos por los que los ciudadanos pueden sentirse menos felices durante este último año.

Es precisamente este miedo al virus el que nos hace reflexionar de lo que es verdaderamente importante en la vida, la salud. Tanto es así que entre las 29 fuentes potenciales de felicidad, la mayor fuente de felicidad destacada por los participantes del estudio es su salud y bienestar físico (55%). A ello le sigue la relación con su cónyuge o pareja (49%), sus hijos (49%) y sentir que su vida tiene sentido (48%). Por el contrario, el tiempo dedicado a las redes sociales tiene el menor impacto (11%).

6 Consejos para ser más felices

¿Qué podemos hacer para empezar a ser felices? El doctor Tal Ben-Shahar, experto en psicología positiva, sostiene que a ser feliz se puede aprender, al igual que a practicar deporte, con constancia y práctica. Después de sus numerosos estudios, el experto ha creado una lista con seis consejos para conseguir ser felices:

1Celebra tus fracasos

Celebra tus fracasos

Sí, has oído bien. Hay que perdonarse las caídas y pensar que forman parte de nuestra vida. Las emociones negativas son sentimientos naturales y aparecerán de un momento a otro, por lo que lo mejor es aceptarlos y disfrutar de la positividad y la alegría.
2Céntrate en lo verdaderamente importante

Céntrate en lo verdaderamente importante

Este punto se puede aplicar al trabajo, al área personal y hasta al ocio. Si gastamos todas nuestras energías en cosas dispersas no podremos dar lo mejor de nosotros en todas; lo mejor en estos casos es ir poco a poco, desde lo más hasta lo menos importante.

3Agradece las cosas buenas que te ocurren

Agradece las cosas buenas que te ocurren

Ya sean cosas de gran importancia para ti, o cosas pequeñas, haz una reflexión de lo afortunado que eres de que eso te haya ocurrido; de esta manera, te darás cuenta de todas las cosas agradables que te pasan a diario.

4Haz deporte

Haz deporte

No es necesario tirarse horas en el gimnasio, basta con andar una media hora diaria a paso ligero para generar endorfinas, unas hormonas que causan una sensación de placer y felicidad, y constituyen un opiáceo natural.

5Practica la meditación

Practica la meditación

Este sencillo hábito puede alejar el estrés de tu vida, además de ser un momento perfecto para escucharte a ti mismo y orientar los pensamientos hacia la positividad.

6Pon en práctica la resiliencia

Pon en práctica la resiliencia

Esto consiste en la capacidad que puede tener una persona para enfrentarse a una situación adversa o un momento difícil de su vida, y recuperarse de una manera fortalecida y con muchos más recursos.

Y, por supuesto, no olvides algo imprescindible para conseguirlo: ¡sonríe siempre!

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD