PUBLICIDAD

El extracto de hojas de arce ayuda a combatir arrugas y manchas

El extracto de las hojas del árbol de arce podría ayudar a prevenir la aparición de arrugas gracias a su composición, que actúa bloqueando la actividad de la elastasa, responsable del envejecimiento de la piel.
Escrito por: Natalia Castejón

23/08/2018

Hojas de arce rojo

Photo by Boudewijn Huysmans on Unsplash

El árbol de arce es conocido porque de su savia se obtiene el dulce sirope de arce, sin embargo, su bonito y llamativo follaje también podría ser de utilidad para el ser humano, en concreto para cuidar la salud de la piel. Un equipo de la Universidad de Rhode Island (EE.UU.) ha presentado en la 256º Encuentro y Exposición Nacional de la American Chemical Society (ACS) celebrado en Boston un estudio que expone que un extracto de sus hojas podría ayudar a prevenir la aparición de arrugas.

Para entender mejor cómo actúa el extracto de estas hojas del árbol de arce en el proceso de envejecimiento, hay que aclarar que la elasticidad de la piel se mantiene gracias a proteínas como la elastina, y las arrugas aparecen cuando la enzima elastasa deshace esta elastina. Ahí es donde actúan los compuestos fenólicos de las frondas de este árbol, conocidos como galotaninos de núcleo de glucitol (GCG).

Aplicar en la piel el extracto de las hojas de otoño y verano del árbol de arce junto con parte de su savia podría endurecer la piel y prevenir las arrugas

Las hojas de árbol de arce también atenúan las manchas de la piel

Estos GCG ya habían demostrado en estudios anteriores que podrían ayudar a acabar con las manchas de la piel, como pecas no deseadas o pigmentaciones causadas por la edad, y proteger el tejido cutáneo de la inflamación. Para dar con el elixir de la juventud, los investigadores unieron GCG de las frondas de árbol de arce de otoño y de verano junto con savia de arce, una mezcla que han patentado como Maplifa TM.

Navindra P. Seeram, principal autor del estudio, ha declarado que estos extractos de las hojas de árbol de arce –de la variedad del arce azucarero y rojo que crecen en América del Norte– aplicados como una crema sobre la piel, podrían actuar endureciéndola, causando un efecto parecido al de la toxina botulínica (bótox) pero con unos componentes más naturales y sin necesidad de ser inyectado.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD