Retiran helados de Nestlé tras detectar óxido de etileno carcinógeno

Detectan en 46 variedades de helados de Nestlé óxido de etileno, una sustancia considerada como "posible mutágeno, posible carcinógeno y posible tóxico para la reproducción", prohibida en la UE. Conoce qué es y en qué productos se halla.
Escrito por: Eva Salabert

27/07/2021

Retiran helados Nestlé con carcinógeno

El óxido de etileno, una sustancia tóxica y posible carcinógena, habría contaminado helados de la marca Nestlé. Según advierte Rubén Sáncez, portavoz de Facua, helados de más de 40 variedades diferentes podrían contener trazas de este tóxico, y esta asociación de consumidores ha difundido un listado que incluye 46 variedades de productos elaborados por Froneri, la empresa que se encarga de fabricar helados de Nestlé, Milka, Toblerone, Nuii, Oreo, Princesa, La Lechera y Smarties.

Los productos afectados, según alertan desde Facua, pueden encontrarse actualmente en tiendas de alimentación y en establecimientos de hostelería “si no los adquirieron a través del distribuidor, sino de forma directa en hipermercados antes de su retirada”. Y recomiendan que todos los consumidores que los tengan en casa los devuelvan a los establecimientos donde los adquirieron para recuperar su dinero. De hecho, Froneri ha puesto en marcha un buscador donde se puede comprobar si el helado que hemos adquirido es uno de los afectados.

Una cantidad “ínfima” de tóxico en los helados

Según ha indicado la empresa fabricante la cantidad del componente afectado que se usa para elaborar los helados “es ínfima en el producto final”, e “incluso en el caso de consumo de algún producto que pudiera estar afectado por esta incidencia, y basado en los análisis externos y propios, es muy poco probable que suponga un riesgo para la salud de los consumidores”. El posible riesgo para la salud, según informan en un comunicado en su página web, se deriva “principalmente de la manipulación directa de la sustancia, o de un hipotético consumo continuado en grandes dosis”.

El posible riesgo para la salud se deriva “principalmente de la manipulación directa de la sustancia, o de un hipotético consumo continuado en grandes dosis”

En su página web también explica que se están “retirando aquellos lotes de productos en los que se ha utilizado el ingrediente que contiene trazas de ETO (Óxido de Etileno)”. “Desde que recibimos la alerta sobre la contaminación accidental de dicho ingrediente suministrado por uno de nuestros proveedores, hemos tomado medidas proactivas”, y que trabajan “en plena cooperación con las autoridades sanitarias” para retirar “rápidamente todos los lotes afectados de los puntos de venta”.

La empresa fabricante emitió un comunicado posterior, recogido por Europa Press, en el que aclaraba que “únicamente están afectados lotes muy concretos de determinados productos”. “No hay ninguna categoría de producto afectada en su totalidad y no todos los productos producidos bajo el mismo número de lote están necesariamente afectados. Un mismo lote cuenta con varias gamas de productos, algunos de los cuales utilizaron el estabilizante afectado, y otros no”.

Qué es el óxido de etileno y en qué productos se encuentra

El óxido de etileno es un gas incoloro, inflamable y de olor dulce que ha sido clasificado por el Reglamento (CE) nº 1272/2008 como “un posible mutágeno, posible carcinógeno y posible tóxico para la reproducción, pudiendo tener estos potenciales efectos en el organismo”, por lo que hace más de 20 años que está prohibido su uso en la Unión Europea.

Los niveles de este tóxico en los helados son muy bajos y se encuentran por debajo del límite legal de 0,02 mg/kg, por lo que la AESAN descarta que exista un riesgo agudo para la salud

Las materias primas de origen vegetal que se destinan al consumo humano directo o se usan como ingredientes para elaborar diversos productos alimenticios o como materia prima para elaborar estos ingredientes podrían contener trazas de esta sustancia tóxica. En este caso se trataría de una contaminación accidental, ya que se han detectado residuos de óxido de etileno en algunas muestras de aditivo E410 –conocido como goma de garrofín o algarroba–, que es un estabilizante que se emplea habitualmente en la producción de helados para darles cremosidad.

La Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aesan) señala que hasta ahora se ha detectado óxido de etileno en las siguientes materias primas: café verde orgánico, cúrcuma, fenogreco ecológico, jengibre molido, harina de trigo sarraceno, linaza orgánica, pimienta negra, polvo de espirulina ecológica, semilla de psyllium, semillas de sésamo y los aditivos alimentarios E410 (goma garrofín o algarroba) y E412 (goma guar).

En el caso concreto de los helados contaminados con óxido de etileno, según la AESAN, los niveles de este tóxico en los helados son muy bajos y se encuentran por debajo del límite legal de 0,02 mg/kg, por lo que descartan que exista un riesgo agudo para la salud.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD