Un 57% de los ingresados por COVID-19 tuvo síntomas neurológicos

El COVID-19 provoca neumonía, pero también otros síntomas neurológicos. Un estudio español afirma que más de la mitad de los ingresados presentó estos trastornos, que en ocasiones pueden ser graves y causar la muerte del paciente.
Escrito por: Caridad Ruiz

17/07/2020

Un 57% de los ingresados por coronavirus tuvo síntomas neurológicos

La Sociedad Española de Neurología (SEN) ha emitido un comunicado en el que recomienda a los sanitarios que se “mantenga una estrecha vigilancia neurológica”, en los pacientes afectados por COVID-19 para reconocer a tiempo las posibles complicaciones del sistema nervioso. Y es que cada vez hay más datos sobre el daño que el coronavirus causa en el cerebro y en los nervios.

Aunque un estudio chino decía que un 36% de los pacientes de COVID-19 presentaba síntomas neurológicos, una investigación española ha demostrado que son muchos más: el 57%. Según los científicos españoles, más de la mitad de los enfermos hospitalizados en España por COVID-19 mostró síntomas neurológicos, como síndrome confusional o encefalopatía leve-moderada, ictus, pérdida del gusto y del olfato (hiposmia y anosmia), cefaleas y epilepsia. Incluso, un 4% de los fallecidos murió por síntomas neurológicos graves, aunque, por suerte, menos frecuentes.

Un 20% de los pacientes ingresados analizados en el estudio ALBACOVID mostró insomnio, ansiedad, depresión y psicosis

Así, los neurólogos españoles comprobaron que algunos pacientes desarrollaban patologías como encefalopatía grave o coma, encefalitis, polirradiculoneuropatías, trastornos del movimiento, parálisis facial o parálisis de los nervios oculomotores. Según el presidente de la SEN, José Miguel Lainez, estas manifestaciones más graves se deben a la hiperactivación del sistema inmune, la tormenta de citoquinas, que causa el COVID-19, lo que provoca complicaciones autoinmunes por la respuesta inmunológica.

Los datos se obtuvieron de enfermos hospitalizados en marzo

Estos datos, revisados por la Sociedad Española de Neurología (SEN) y publicado en la revista Neurology se obtuvieron gracias al registro español ALBACOVID, realizado durante el mes de marzo entre 841 pacientes hospitalizados por el COVID-19 en Albacete. Es el más extenso publicado hasta ahora a nivel internacional y ofrece otros datos interesantes que sin duda ayudarán a comprender la enfermedad y atajar el agravamiento del paciente.

Por ejemplo, un 2,5% de los pacientes acudió a urgencias no por causas respiratorias sino por los síntomas neurológicos. En los primeros días tras la infección, un 17,2% de los enfermos manifestaron sentir dolor muscular (mialgia); un 14,1%, dolor de cabeza; un 6,1%, mareos o inestabilidad; un 4,9%, pérdida de olfato (anosmia) y un 6,2%, alteración del sentido del gusto (disgeusia). Además, un 20% mostró síntomas neuropsiquiátricos como insomnio, ansiedad, depresión y psicosis y un 19,6% de los hospitalizados tuvo algún trastorno de la conciencia, especialmente en los enfermos de edad avanzada y graves.

También se registró algún caso de encefalitis, síndrome de Guillain-Barré y de neuritis óptica. Este estudio, como ya hicieran otros anteriores, señala que los pacientes obesos tienen más riesgo de gravedad, posiblemente porque “tiene menor capacidad ventilatoria y, por otra parte, una mayor facilidad para responder con una respuesta inmunitaria excesiva”, señala el doctor Tomás Segura, uno de los responsables del registro ALBACOVID.

Varios estudios inciden en los trastornos neurológicos del COVID-19

En Albacete además se ha realizado otro estudio durante 50 días y con 1.683 ingresos, que se ha publicado en la revista Brain. Los investigadores se han encontrado que un 1,4% de los pacientes hospitalizados desarrolló una enfermedad cerebrovascular: un 22% ictus hemorrágico y un 74% ictus isquémico, que según otro publicado la revista Stroke son más graves y conllevan una mayor discapacidad y mortalidad. Precisamente, una revisión sobre los casos de COVID-19 publicada en la revista Neurologia señala que los pacientes que antes de la enfermedad había sufrido un ictus tenían tres veces más riesgo de fallecer por coronavirus.

En otro estudio español publicado en la revista Frontiers in Public Health realizado en 909 pacientes en Madrid con alteraciones en el gusto y en el olfato, señala que el 54% de estos no manifestó ni congestión nasal ni mucosidad. También otra investigación que en breve se publicará en la revista Headhache realizada en 112 sanitarios españoles con COVID-19 y que tuvieron cefalea, más del 73% no había tenido padecido antes estos dolores de cabeza.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD