PUBLICIDAD

Bebés y niños
Labio leporino
El labio leporino o fisura labial es uno de los defectos congénitos más frecuentes, y afecta a uno de cada 500 bebés recién nacidos. Los suplementos de ácido fólico, antes y durante el embarazo, ayudan a prevenirlo.
Escrito por Dr. Alfredo Tagarro, Pediatra en el Hospital Infanta Sofía de Madrid

Cuidados de los bebés con fisura labial y palatina

Los cuidados durante las primeras semanas de vida de los bebés con fisura labial y palatina o labio leporino están destinados a asegurar una buena alimentación, intentar evitar que la comida se dirija hacia las vías respiratorias (aspiración), y que la vía aérea esté permeable (en los casos con otras malformaciones asociadas como la secuencia de Pierre-Robin).

Cada caso es diferente, pero las dificultades de alimentación pueden llevar a que estos niños no ganen peso correctamente. Dependiendo del defecto, la lactancia materna puede ser difícil, pero si el pezón o el pecho tapan el defecto, el bebé puede hacer succión de manera adecuada. Los casos de labio leporino aislado sin paladar hendido suelen alimentarse bien al pecho.

Como es bien sabido, la lactancia materna es lo mejor para el bebé, tanto a nivel nutricional como afectivo. En los niños con fisura labial requiere una gran inversión de tiempo y paciencia por parte de la madre, que puede no estar en las mejores condiciones emocionales, por lo que algunas familias pueden encontrar alivio si el padre ayuda alimentando al niño con biberones. Se aconseja que las tomas no pasen de media hora para evitar que se cansen demasiado, y que se hagan con el niño semiincorporado. Se aconseja hacer paradas cada cinco minutos para descansar, facilitar que expulsen los gases, y evitar regurgitaciones y aspiraciones.

Existen tetinas de biberón adaptadas, pero puede ser difícil conseguirlas. Inicialmente se debe dirigir la tetina hacia la mejilla del lado sano, y no directamente hacia la garganta. El flujo de leche debe ser suave para que la deglución sea refleja y sin problemas.

También existen obturadores para el paladar hendido que ayudan hasta la cirugía.

En los primeros años de vida, estos niños pueden tener dificultades para alimentarse, hablar y masticar, y sufrir otitis de repetición. Por todo ello, las familias pueden necesitar ayuda de pediatras, dentistas, logopedas, otorrinolaringólogos, rehabilitadores, enfermeras, psicólogos y trabajadores sociales para sobrellevar la enfermedad. Son importantes los cuidados dentales para evitar las caries, y la ayuda de los logopedas para que consigan hablar bien. 

Actualizado: 6 de Julio de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

x10
se ha multiplicado en 40 años el número de niños y adolescentes obesos en el mundo
'Fuente: 'Imperial College London y la Organización Mundial de la Salud (OMS)''

PUBLICIDAD