PUBLICIDAD

Bebés y niños
Lombrices
“Tener lombrices” es como se conoce a la infección por unos pequeños gusanos, los oxiuros, que colonizan el intestino de los niños y pueden contagiarse a toda la familia. Aprende a prevenir y tratar esta parasitosis.
Escrito por Dra. María Teresa Romero Rubio, Pediatra

Síntomas de la oxiuriasis: cómo saber si tu hijo tiene lombrices

El síntoma más frecuente que producen las lombrices es el picor anal, especialmente por la noche, que es cuando las hembras ponen los huevos. A causa de ello el niño suele tener un sueño intranquilo, despertares nocturnos frecuentes, e incluso terrores nocturnos. Como consecuencia del rascado se pueden producir erosiones cutáneas que a veces pueden también contaminarse, dando lugar a infecciones en la piel.

En las niñas los gusanos pueden parasitar también por proximidad el área vaginal, dando lugar a picor vaginal, cambios en el flujo, e incluso molestias al orinar, síntomas muy parecidos a una infección de orina, con la que puede confundirse.

Uno de los síntomas que los padres describen con frecuencia es el bruxismo o rechinar de dientes durante el sueño. Este síntoma asociado a picor anal en un niño pone en alerta rápidamente al pediatra para detectar la presencia de lombrices.

El método para saber si el niño tiene lombrices es muy sencillo, ya que consiste simplemente en buscar los parásitos en las heces. Otra opción es separar las nalgas del niño con las manos para verlos aparecer en los márgenes del ano, especialmente por la noche. Por último, se puede realizar el test de Graham, que consiste en colocar papel adhesivo en la región anal y retirarlo unas horas más tarde, para observar a través del microscopio si han quedado adheridas al mismo. 

Actualizado: 23 de Octubre de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD