Las madres lactantes vacunadas de COVID transmiten anticuerpos al bebé

Las mujeres que se han vacunado contra el COVID-19 y que practican la lactancia materna pueden transmitir a sus hijos niveles significativos de anticuerpos que les protegerían contra esta enfermedad infecciosa.
Escrito por: Natalia Castejón

26/08/2021

Madre vacunada de COVID alimentando a su bebé

El grupo de las embarazadas ha sido el último de los añadidos a la lista de los prioritarios para recibir la vacuna del COVID-19, al demostrarse que es seguro y eficaz y que la infección por coronavirus puede tener graves consecuencias en el tercer trimestre del embarazo. Un estudio de la Universidad de Florida (EE.UU.) ha encontrado que, además de esa protección hacia madre y feto, la leche materna de mujeres vacunadas también transmite grandes cantidades de anticuerpos a los bebés.

No es el primer estudio que llega a esta conclusión, porque el CSIC ya lo había constatado en un estudio publicado en junio de este año. La investigación actual, que se ha publicado en la revista Breastfeeding Medicine, se realizó entre diciembre del 2020 y marzo del 2021 en un grupo de 21 mujeres sanitarias lactantes que no se habían contagiado con el SARS-CoV-2.

Los niveles de anticuerpos hallados en la leche materna de vacunadas eran superiores a los de las que se habían infectado con el coronavirus

“Nuestros hallazgos muestran que la vacunación da como resultado un aumento significativo de anticuerpos contra el SARS-CoV-2, el virus que causa el COVID-19, en la leche materna, lo que sugiere que las madres vacunadas pueden transmitir esta inmunidad a sus bebés, algo que estamos trabajando para confirmar en nuestra investigación en curso”, dijo Joseph Larkin III, principal autor del estudio.

Sólida respuesta de anticuerpos en la leche materna

Las muestras de leche materna y de la sangre de las madres se midió antes, después de la primera dosis de la vacuna, y después de la segunda. Los resultados mostraron una “sólida respuesta de anticuerpos en sangre y leche  después de la segunda dosis”; “aproximadamente un aumento de cien veces en comparación con los niveles antes de la vacunación”, explica Lauren Standfford, miembro del equipo. Además, se encontró que estos niveles eran más elevados que en los casos en los que había una infección natural con el virus.

El sistema inmune de los bebés cuando nacen no está completamente desarrollado y va mejorando desde que salen por el conducto vaginal –al entrar en contacto con las bacterias maternas– o con la siembra vaginal, hasta, por ejemplo, en la lactancia. Es en esta última donde las madres podrían proporcionar la protección contra el COVID-19 a sus hijos, siempre y cuando hayan recibido la vacuna contra la enfermedad.

Este estudio refuerza la importancia de que las embarazadas o lactantes se vacunen para protegerse a ellas y a sus bebés frente al COVID-19

Este estudio refuerza la importancia de que las mujeres embarazadas o en periodo de lactancia se vacunen para protegerse a ellas y a sus bebés frente al COVID-19. “Por lo general, las mujeres embarazadas se vacunan contra la tos ferina y la gripe porque pueden ser enfermedades graves para los bebés. Los bebés también pueden contraer COVID-19, por lo que la vacunación de rutina de las madres contra el virus podría ser algo que veamos en el futuro”, dijo Vivian Valcarce, coautora de la investigación.

A pesar de estos hallazgos, los investigadores quieren conocer si los bebés que toman leche materna con anticuerpos generan su propia protección contra el COVID-19, cuánto tiempo duran en la leche materna, o qué cantidad de ellos es necesaria para neutralizar el virus, por lo que quieren seguir trabajando para poder dar respuesta a estas preguntas.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD