PUBLICIDAD

Bebés y niños
Vegetaciones
Las vegetaciones son una afección frecuente en los niños, y consisten en la inflamación de las amígdalas faríngeas. Te contamos sus síntomas, cuándo se han de operar, y qué precauciones tomar tras la intervención.
Escrito por Dra. María Teresa Romero Rubio, Pediatra

¿Cuándo es necesario extirpar las glándulas adenoides?

En el caso de que con el tratamiento médico de las vegetaciones no sea suficiente y las pruebas diagnósticas revelen un tamaño excesivo de las glándulas adenoides que produzcan muchos síntomas, se indicará la extirpación quirúrgica de las mismas. La indicación principal para realizar esta intervención es que su tamaño sea tal que produzca apnea obstructiva del sueño o deformidades en los dientes. Otras indicaciones más discutidas son otitis o adenoiditis de repetición que no se controlan con tratamiento médico.

La adenoidectomía consiste en la extirpación quirúrgica de las adenoides. Es una intervención corta y sencilla, en la que el otorrino hace un legrado o raspado de la glándula, accediendo a ella a través de la boca o la nariz. Es una operación corta (unos 15 minutos en total) aunque sí precisa de anestesia general. Lo habitual es que el niño ingrese en el hospital la misma mañana de la intervención y regrese a casa ese mismo día o al siguiente. Su eficacia es casi del 100% y no es frecuente que se necesite una segunda intervención.

Consejos tras la intervención

Aunque es una intervención sencilla, como toda operación no está exenta de los riesgos que conlleva una anestesia general. Especialmente en el caso de los niños que tenían apneas del sueño antes de la intervención, hay que vigilar que tras el despertar de la anestesia no se produzca espasmo de laringe, lo cual puede ser grave.

Otra posible complicación, aunque poco frecuente, es el sangrado. Si es sangre roja y abundante, hay que acudir inmediatamente al hospital para que el niño sea evaluado por el otorrino y poner un taponamiento. Si es sangre oscura no hay tanto riesgo, porque suele ser sangre que ha pasado al estómago durante la intervención y se ha digerido.

En algunos casos el otorrino recetara un antibiótico tras la intervención para prevenir las infecciones. Inicialmente es normal que el niño tenga dolor de garganta y oídos, que se pueden controlar con la analgesia habitual y siguiendo una dieta blanda. Tras unos días un poco molestos, en menos de una semana el pequeño paciente podrá hacer su vida normal.

Actualizado: 25 de Abril de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

x10
se ha multiplicado en 40 años el número de niños y adolescentes obesos en el mundo
'Fuente: 'Imperial College London y la Organización Mundial de la Salud (OMS)''

PUBLICIDAD