PUBLICIDAD

Bebés y niños
Costra láctea
La costra láctea es una alteración de la piel del recién nacido muy frecuente que aparece en la primera semana de vida y dura hasta el tercer mes. Aunque no es preocupante, hay lociones y cremas que pueden minimizarla.
Escrito por David Saceda Corralo, Médico Interno Residente, especialista en Dermatología Medicoquirúrgica y Veneorología

Diagnóstico de la costra láctea

Una pediatra examina a un bebé

El médico explorará al bebé para conocer las características de las escamas (si son grasientas, se adhieren al pelo o están pegadas a la piel del cuero cabelludo).

El diagnóstico de la costra láctea es clínico. Es decir, bastará con una consulta con el médico de familia, pediatra o dermatólogo para realizar un diagnóstico correcto. En la consulta el médico preguntará a los padres cuándo apareció la costra, si es permanente, si el bebé parece irritado o con molestias por la dermatitis y si se ha aplicado algún producto en la zona.

Para explorar al recién nacido, el médico comprobará las características de las escamas (si son grasientas, se adhieren al pelo o están pegadas a la piel del cuero cabelludo). Esto será suficiente para realizar el diagnóstico. Pruebas molestas como analíticas o biopsias no serán necesarias, excepto quizá si aparecen complicaciones como la eritrodermia, que es extraordinariamente poco frecuente.

La realización de cultivos de hongos para detectar M. furfur no está recomendada en ningún caso, salvo investigación. Hay que tener en cuenta que se trata de un hongo que vive también en la piel sana, por lo que un resultado positivo será normal y no tendría mayor importancia en el diagnóstico ni en el tratamiento de la costra láctea.

Cuando la costra láctea permanece más allá de los tres meses es recomendable que el médico de familia o el pediatra consulte con un dermatólogo. Seguramente se trate de todos modos de una costra láctea persistente y en pocas semanas desaparezca, pero deben descartarse otras alteraciones de la piel diferentes. La prima opción a descartar sería una dermatitis atópica, que comenzaría a afectar otras zonas del cuerpo como la cara del bebé.

Actualizado: 25 de Abril de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

David Saceda Corralo

Médico Interno Residente, especialista en Dermatología Medicoquirúrgica y Veneorología
David Saceda

PUBLICIDAD

Salud en cifras

x10
se ha multiplicado en 40 años el número de niños y adolescentes obesos en el mundo
'Fuente: 'Imperial College London y la Organización Mundial de la Salud (OMS)''

PUBLICIDAD