PUBLICIDAD

Noticias Bebés y niños

Menos riesgo de enfermedad inflamatoria intestinal en niños rurales

Los niños que viven en zonas rurales, sobre todo durante sus primeros cinco años de vida, tienen menos riesgo de desarrollar una enfermedad inflamatoria intestinal, lo que demuestra un vínculo entre estas patologías y el ambiente.
Una niña juega con una oveja en el campo

La exposición temprana a animales de granja disminuye el riesgo de problemas intestinales.

31 de Julio de 2017

Vivir en un ambiente rural reduce las probabilidades de sufrir una enfermedad inflamatoria intestinal (EII), especialmente en el caso de los niños menores de diez años, según la principal conclusión de un estudio que han llevado a cabo los investigadores del Hospital Infantil del Este de Ontario (CHEO), el Instituto de Ciencias Evaluativas Clínicas (ICES), y el Consorcio Canadiense de Epidemiología Gastrointestinal (CanGIEC), todos situados en Canadá.

Como ha afirmado Eric Benchimol, uno de los autores del trabajo, los niños que han sido criados durante sus primeros cinco años de vida en una zona rural parecen estar más protegidos de la enfermedad inflamatoria intestinal que los que han crecido en zonas urbanas, asociadas a una mayor contaminación. Con esta investigación se confirma la teoría de que las EII, que incluyen patologías tan frecuentes como la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa, podrían tener factores de riesgo ambientales, además de los factores genéticos, y que estos son más dañinos en los niños que en los adultos.

Se confirma la teoría de que el ambiente al que se está expuesto durante la infancia también es determinante para desarrollar una enfermedad inflamatoria intestinal

Para llegar a estas conclusiones, que han sido publicadas en la revista American Journal of Gastroenterology, se tomó como muestra a 45.567 pacientes con EII, entre 1999 y 2010, 6.662 de los cuales vivían en zonas rurales canadienses, y los 38.905 restantes en ciudades de este mismo país. La tasa de incidencia resultante de este tipo de patologías fue de 30,72 casos por cada 100.000 personas al año en las personas que habitaban en medios rurales, y un 33,16 por cada 100.000 entre aquellos que residían en centros urbanos.

La investigación se puso en marcha porque Canadá tiene una tasa de 233.000 personas con enfermedad inflamatoria intestinal, una de las más altas de todo el mundo. Por ello, los expertos intentaron conocer más sobre esta patología que está creciendo sobre todo en niños pequeños en los últimos 20 años, y determinar cómo afectaba el entorno en el que se encuentran para desarrollarla.

A qué se debe el menor riesgo de EII en zonas rurales

Según las conclusiones de los autores de este análisis, este hallazgo indica la importancia de los factores de riesgo ambientales tempranos en el desarrollo de la EII, y es consistente con otros estudios que han asociado los antibióticos y la contaminación atmosférica en los primeros años de vida con un mayor riesgo de EII en la niñez y la adolescencia, mientras que la exposición temprana a los animales de granja se ha relacionado con una disminución del riesgo de aparición de estos problemas intestinales. 

El mecanismo por el cual la ruralidad protege contra la enfermedad inflamatoria intestinal es incierto y puede incluir factores dietéticos y de estilo de vida, exposiciones ambientales, o segregación de individuos con diferentes perfiles de riesgo genético. Aunque los propios autores también advierten del hecho de que muchos de los niños rurales con EII que participaron en el estudio tenían menos probabilidades de visitar a un médico especializado, lo que también podría explicar la menor incidencia de diagnóstico de EII entre estos niños de zonas rurales.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD