Pérdida de cabello y falta de libido, nuevos síntomas posCOVID

Encuentran 62 síntomas que se asocian de forma significativa con el COVID persistente, entre ellos ciertas disfunciones sexuales o la pérdida de cabello, y que algunos grupos de la población tienen más riesgo de desarrollarlos.
Escrito por: Eva Salabert

26/07/2022

Pérdida pelo, síntomas posCOVID

Tras más de dos años de pandemia por coronavirus SARS-CoV-2 cada vez hay más evidencias científicas sobre los síntomas que experimentan muchas personas tiempo después de superar la infección, un conjunto de secuelas que se conoce como COVID persistente, o Long Covid. Ahora, una nueva investigación en la que se han analizado los registros de salud de 2,4 millones de personas en Reino Unido ha añadido la pérdida de cabello y una disfunción sexual con falta de libido y dificultades para eyacular, entre otros síntomas, a los problemas de salud tras el COVID-19.

PUBLICIDAD

El estudio ha sido realizado por científicos de la Universidad de Birmingham junto con un equipo de médicos e investigadores de toda Inglaterra, y sus resultados sugieren que el conjunto de síntomas que experimentan los individuos con COVID prolongado es más amplio de lo que se creía, y que algunos grupos de la población corren más riesgo de desarrollarlos. En concreto, los pacientes con un registro de atención primaria de infección con SARS-CoV-2 refirieron tener 62 síntomas con mucha más frecuencia 12 semanas después de la infección inicial, que aquellos que no habían contraído el coronavirus.

Los datos del estudio se obtuvieron entre enero de 2020 y abril de 2021 e incluían a 486.149 personas que habían tenido una infección previa y a 1,9 millones de personas sin signos de infección por coronavirus después de hacer coincidir otros diagnósticos clínicos. Centrándose únicamente en pacientes que no habían sido ingresados en el hospital, los investigadores identificaron tres categorías de síntomas diferentes informados por personas con problemas de salud persistentes después de la infección.

“Algunos de estos nuevos síntomas, como la reducción de la libido, la disfunción sexual y la caída del cabello son realmente nuevos. No se habían atribuido a COVID-19 a largo plazo antes”

“Exploramos el efecto de COVID-19 en 115 síntomas de los cuales encontramos que 62 síntomas estaban estadísticamente asociados significativamente con COVID-19 a las 12 semanas [o más] después de la infección” ha explicado Anuradhaa Subramanian, investigadora del Instituto de Investigación Sanitaria Aplicada de la Universidad de Birmingham y autora principal del artículo. “Algunos de estos nuevos síntomas, como la reducción de la libido, la disfunción sexual y la caída del cabello son realmente nuevos. No se habían atribuido a COVID-19 a largo plazo antes”. “Además de la eyaculación prematura, tardía y retrógrada [cuando el semen ingresa a la vejiga en lugar de salir del pene], nuestra definición incluye eyaculación dolorosa, eyaculación tardía y miedo a la eyaculación”, señala Subramanian.

PUBLICIDAD

Respecto a la pérdida de cabello, el Dr. Shamil Haroon, profesor clínico asociado de salud pública en la Universidad de Birmingham y autor principal del estudio, ha dicho: “Cuando tu cuerpo está en un estado de estrés, puede provocar el crecimiento de cabello nuevo, lo que, paradójicamente, hace que el cabello existente se caiga”. “Esta es una condición llamada efluvio telógeno. En esta [condición] no es como un solo parche de cabello, sino que es una especie de pérdida de cabello generalizada, por lo que es un mecanismo potencial para la pérdida de cabello relacionada con COVID”.

Síntomas más frecuentes del Long COVID

Observaron que los patrones de síntomas tendían a agruparse en síntomas respiratorios, problemas de salud mental y cognitivos, y en una gama más amplia, siendo los síntomas más frecuentes la anosmia (pérdida del sentido del olfato), pérdida de cabello, estornudos, dificultad para eyacular, reducción de la libido, las dificultades para respirar, fatiga, el dolor en el pecho, voz ronca y la fiebre.

PUBLICIDAD

Entre las personas analizadas, un 80% de pacientes tenían un amplio espectro de síntomas que van del dolor o la fatiga a los sarpullidos, más de una de cada 10 (14,2%) tenía principalmente síntomas cognitivos, como depresión, ansiedad, insomnio y confusión mental. Y el 5,8% de los participantes sufría sobre todo problemas respiratorios, como tos, flemas, dificultad para respirar y sibilancias.

Mientras que otros síntomas reflejados por pacientes con COVID persistente fueron:

  • Náuseas y vómitos.
  • Fiebre.
  • Incontinencia intestinal.
  • Disfuncion eréctil.
  • Anhedonia (incapacidad para disfrutar de la vida).
  • Hinchazón de las extremidades.
  • Estornudos.
  • Palpitaciones y taquicardias
  • Disfagia
  • Dolor de oídos
  • Insomnio
  • Diarrea, gastritis y pérdida de peso
  • Dolor articular

    PUBLICIDAD

  • Cambios en las uñas
  • Ojos rojos
  • Menorragia (reglas abundantes)
  • Flujo vaginal
  • Úlcera bucal
  • Boca seca
  • Sofocos
  • Poliuria
  • Retención urinaria
  • Mareos y vértigo

“Esta investigación valida lo que los pacientes les han estado diciendo a los médicos y a los responsables políticos durante la pandemia, que los síntomas de Long Covid son extremadamente amplios y no pueden explicarse completamente por otros factores, como los factores de riesgo del estilo de vida o las condiciones de salud crónicas”, ha declarado Haroon.

“Los síntomas que identificamos deberían ayudar a los médicos y a los desarrolladores de pautas clínicas a mejorar la evaluación de los pacientes con efectos a largo plazo de COVID-19 y, posteriormente, considerar cómo se puede manejar mejor esta carga de síntomas”.

PUBLICIDAD

Personas con más riesgo de experimentar COVID prolongado

La investigación, que se ha publicado en Nature Medicine, no solo ha permitido identificar un conjunto más amplio de síntomas, sino que los investigadores también encontraron grupos demográficos y comportamientos clave que hacen que ciertas personas tengan más riesgo de desarrollar Long Covid.

Los hallazgos del trabajo sugieren que las mujeres, las personas más jóvenes, o aquellas que pertenecen a un grupo étnico negro, mixto u otro tienen mayor riesgo de desarrollar COVID persistente. Además, las personas con un nivel socio-económico bajo, los fumadores, padecer sobrepeso u obesidad, y la presencia de una amplia gama de problemas de salud se asociaron con la probabilidad de sufrir síntomas persistentes.

PUBLICIDAD

“Nuestros análisis de datos de factores de riesgo son de particular interés porque nos ayudan a considerar qué podría estar causando o contribuyendo a Long Covid. Ya sabemos que ciertos rasgos modificables, como el tabaquismo y la obesidad, ponen a las personas en mayor riesgo de diversas enfermedades y afecciones, incluido Long Covid. Sin embargo, otros como el sexo biológico y el origen étnico también parecen ser importantes” ha afirmado Anuradhaa Subramanian.

“Las mujeres, por ejemplo, son más propensas a experimentar enfermedades autoinmunes. Ver la mayor probabilidad de que las mujeres tengan Long Covid en nuestro estudio aumenta nuestro interés en investigar si la autoinmunidad u otras causas pueden explicar el mayor riesgo en las mujeres. Estas observaciones ayudarán a reducir aún más el enfoque sobre los factores a investigar que pueden estar causando estos síntomas persistentes después de una infección, y cómo podemos ayudar a los pacientes que los experimentan”.

El Dr. Shamil Haroon concluye: “Los resultados son un testimonio de las oportunidades que brindan estos conjuntos de datos de salud pública y del poder del trabajo colaborativo para proporcionar evidencia muy necesaria sobre las experiencias de muchas personas que se han visto afectadas por síntomas persistentes después de la infección con el coronavirus”. “Espero que nuestra investigación también valide aún más las voces de los pacientes y los grupos de participación y brinde un enfoque para respaldar las respuestas de atención médica a enfermedades nuevas y emergentes”.

Actualizado: 27 de julio de 2022

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD