Google+
YouTube

Bebés y niños

Gastroenteritis por rotavirus

Tratamiento y prevención de la gastroenteritis por rotavirus

Tratamiento de la gastroenteritis por rotavirus

Cuando el niño comience con unas deposiciones líquidas y aumentadas de número, se debe consultar al pediatra inmediatamente. Es muy importante diagnosticar y tratar correctamente la gastroenteritis aguda por rotavirus porque son procesos especialmente frecuentes en bebés y niños pequeños. Su complicación más reseñable es la deshidratación, cuyo riesgo es mayor cuanta menos edad tenga el niño y cuanto más intensa sea la diarrea aguda.

No hay un tratamiento específico para la GAE. El tratamiento es sintomático, consiste en la administración de soluciones de rehidratación oral (SRO), con el objetivo de restituir la pérdida de sales y líquidos. Sin embargo, se trata de una que no basta en los casos moderados o graves de gastroenteritis por rotavirus, que pueden llegar a requerir de un ingreso hospitalario.

El tratamiento de la gastroenteritis aguda por rotavirus se basa en tres pilares fundamentales:

  • Mantener al niño bien hidratado.
  • Evitar el uso de medicamentos, excepto los antitérmicos si fueran necesarios o aquellos otros fármacos que el medico haya estimado oportunos.
  • En cuanto a alimentación no tiene porque pausarse, hay que ofrecérsela al niño, aunque sin forzarle. En función de lo que coma tu hijo:
    • En los lactantes no es precio realizar ningún cambio en su dieta: así, los que se alimenten mediante lactancia natural pueden seguir tomando el pecho, mientras que los que tomen el biberón no es necesario modificar la concentración de la preparación rebajándola con agua.
    • A los que se alimentan ya con papillas o purés no hace falta cambiarles nada de la dieta. Lo único, debes evitar añadir azúcar a sus alimentos.
    • En los niños mayores, a la limitación de no añadir más azúcar a los alimentos, hay que sumar la de evitar darles alimentos grasos.
    • En cualquier caso, al igual que en otras circunstancias, si el niño no desea comer, no se le debe forzar.

Prevención de la gastroenteritis por rotavirus

Una medida protectora básica para evitar el contagio por rotavirus es lavarse las manos con relativa frecuencia. Esto vale tanto para el propio niño como para los padres, profesores o personas que le estén cuidando. Conviene extremar la limpieza, especialmente tras cambiarle el pañal, lavarle o haber usado el retrete, así como antes de cada comida.

Por otro lado, hay que recordar que en la actualidad disponemos de una vacuna oral, indicada para la inmunización activa de todos los niños a partir de seis semanas de edad para la prevención de la gastroenteritis debida a una infección por Rotavirus. Las asociaciones pediátricas recomiendan que la vacuna se paute en dos o tres dosis, a las dos, cuatro y seis meses de edad del bebé.

Eso sí, has de tener en cuenta que no todos los bebés pueden recibir esta vacuna, por lo que lo mejor será que consultes con tu médico la necesidad de ponérsela.

 
Actualizado: 05/09/2013

PUBLICIDAD

Entrevista

Dr. José López-Táppero

Experto en trastornos del habla

"Si un niño no habla correctamente, no habla normal, no quiere decir que esté enfermo, y debemos ayudarle a expresarse correctamente"

 

80% de los niños menores de 4 años es portador asintomático del neumococo

Tras el meningococo, el 'Streptococcus pneumoniae' es la bacteria que provoca más casos de meningitis bacteriana. La vacuna es la mejor estrategia preventiva.

Fuente: 'Servicio de Pediatría Hospital 12 de Octubre'

 

PUBLICIDAD