PUBLICIDAD

Bebés y niños
Fiebre infantil, cómo actuar
La fiebre es uno de los síntomas que más preocupan a los padres, sin embargo, deben comprender que es un aliado frente a las infecciones. Aprende cómo actuar si aparece y recuerda: vigila al niño, no al termómetro.
Escrito por Ramón Ugarte, Pediatra del Centro de Salud Olaguibel, Vitoria-Gasteiz

Convulsiones febriles, qué hacer y qué no hacer

La única situación desagradable, aparatosa y muy estresante relacionada con la fiebre que puede acontecer a un 3-5% de los niños (de edades comprendidas entre los seis meses y los cinco años) es la convulsión febril. Las convulsiones febriles típicas son benignas, no dejan secuelas ni hacen que el niño tenga en el futuro más riesgo de padecer epilepsia.

Es normal que unos padres que tiene un hijo que ha sufrido una convulsión febril intenten evitar una segunda convulsión recurriendo a tratar la fiebre con todo tipo de medidas. Lo más importante es saber que el tratamiento agresivo de la fiebre recurriendo a medios físicos o usando medicamentos antitérmicos (ibuprofeno o paracetamol) para bajar la fiebre no ha demostrado ser eficaz para evitar estas complicaciones. Además, la toxicidad potencial de estos fármacos, hace que esté contraindicado dar antitérmicos por este propósito.

A las familias de los niños que han tenido una convulsión febril su pediatra les instruirá sobre cómo actuar y les indicará qué tratamiento deben administrar al niño en el caso de que la convulsión no ceda espontáneamente.

Bajar la temperatura corporal teniendo al niño febril desnudo o dándole un baño en agua tibia hace que temporalmente baje la temperatura a la vez que se derrocha toda la energía (calorías) que ha empleado ese niño para pasar de una temperatura normal a fiebre. En este contexto, el hipotálamo (su termostato) le obligará nuevamente a alcanzar la temperatura adecuada para combatir la infección y eso supondrá un gasto extra de calorías, que muchas veces no podrá ser satisfecha mediante la utilización de hidratos de carbono (azúcares) y el niño se verá obligado a quemar grasa, apareciendo acetona y empeorando el estado general del niño.

Actualizado: 25 de Abril de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Ramón Ugarte

Pediatra del Centro de Salud Olaguibel, Vitoria-Gasteiz
Ramón Ugarte

PUBLICIDAD

Salud en cifras

x10
se ha multiplicado en 40 años el número de niños y adolescentes obesos en el mundo
'Fuente: 'Imperial College London y la Organización Mundial de la Salud (OMS)''

PUBLICIDAD