PUBLICIDAD

Bebés y niños
Fiebre reumática en la infancia
La fiebre reumática puede afectar a niños que hayan sufrido una infección por estreptococo del grupo A en la garganta, y causarles problemas en la piel, el sistema nervioso, las articulaciones, o el corazón.
Escrito por Dra. María Teresa Romero Rubio, Pediatra

Diagnóstico y tratamiento de la fiebre reumática en la infancia

El diagnóstico de la fiebre reumática en los niños se establece realizando una correcta historia clínica y exploración clínica del paciente. El antecedente de una infección de amígdalas reciente, junto con la afectación de articulaciones, problemas cardiacos, o la aparición de erupciones en la piel, o síntomas neurológicos debe hacer sospechar el diagnóstico al médico o pediatra.

Si se realiza una analítica de sangre al menor, estarán característicamente elevados los anticuerpos frente al estreptococo del grupo A (se llaman ASLO o antiestreptolisinas). En la exploración clínica del niño puede ser muy característico el soplo de la estenosis mitral si hay afectación cardíaca.

Para establecer el diagnóstico definitivo de fiebre reumática se utilizan una serie de criterios mayores y menores, que se detallan en la siguiente tabla. Son necesarios dos criterios mayores, o bien un criterio mayor y dos menores (criterios de Jones), junto con la evidencia de infección estreptocócica reciente:

Criterios mayores Criterios menores Infección estreptococo
Carditis (afectación corazón) Fiebre Cultivo de garganta positivo para estreptococo
Artritis Dolor articulaciones Escarlatina reciente
Corea Alteraciones del electrocardiograma Elevación de ASLO en sangre
Eritema marginado Elevación de algunos parámetros sanguíneos: leucocitos, PCRR, VSG  
Nódulos subcutáneos    

Tratamiento de la fiebre reumática en los niños

El tratamiento de la fiebre reumática en la infancia se basa en tres pilares:

  • Eliminar la infección por estreptococo: que es el germen inicial del cual ha partido todo el proceso inflamatorio. Para ello es importante administrar un ciclo de penicilina o amoxicilina oral. Para erradicar completamente el germen y evitar que reaparezca, se suele prolongar el tratamiento durante varias semanas. La mayoría de los niños requieren la administración de inyecciones mensuales de penicilina durante varios meses. No está claro cuánto tiempo debe de mantenerse este tratamiento, aunque si la fiebre reumática se ha iniciado en la infancia, a veces se mantiene el tratamiento hasta la edad adulta.
  • Reducción de la inflamación: dado que todo el proceso tiene una base inflamatoria, los antiinflamatorios son uno de los pilares del tratamiento. Se administran antiinflamatorios no esteroideos para la afectación de las articulaciones (ibuprofeno, naproxeno...), y también aspirina (ácido acetilsalicílico) para evitar que se formen trombos en el corazón.
  • Reposo: es importante limitar el ejericio físico y la actividad para evitar sobrecargar las zonas afectadas, especialmente las articulaciones.

Actualizado: 21 de Septiembre de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

x10
se ha multiplicado en 40 años el número de niños y adolescentes obesos en el mundo
'Fuente: 'Imperial College London y la Organización Mundial de la Salud (OMS)''

PUBLICIDAD