PUBLICIDAD

Sufrir violencia de la pareja incrementa los síntomas de la menopausia

Las mujeres víctimas de violencia emocional o sexual en su relación de pareja y que sufren estrés postraumático tienen un riesgo más alto de presentar síntomas de la menopausia como sofocos, insomnio o molestias sexuales.
Escrito por: Natalia Castejón

26/11/2018

Violencia de la pareja

Ser víctima de una agresión sexual o de violencia emocional por parte de la pareja y tener síntomas del trastorno de estrés postraumático aumenta el riesgo de desarrollar los síntomas de la menopausia, tal y como han ha descubierto un grupo de investigadores de la Universidad de California junto con miembros del San Francisco Veterans Affairs Health Care System (EE.UU.).

La investigación, publicada en la revista JAMA Internal Medicine y de carácter observacional, ha analizado a 2.016 mujeres de 61 años de media del sistema de atención médica de Kaiser Permanente desde 2008 hasta 2012. Las participantes rellenaron unos cuestionarios en los que informaban si habían sufrido alguna agresión sexual, o violencia física o emocional por parte de alguna de sus parejas, y si tenían síntomas de trastorno de estrés postraumático, refiriendo también si habían tenido alguna manifestación de la menopausia, como sofocos, insomnio o molestias a la hora de mantener relaciones sexuales.

Las mujeres víctimas de abuso emocional tuvieron un 50% más riesgo de sofocos y un 60% más dificultades para mantener relaciones sexuales

Los resultados mostraron que el 19% de las mujeres había declarado ser víctima de agresiones sexuales y un 21% haber sufrido abuso emocional por parte de alguna de sus parejas, entre lo que se incluían las burlas, las críticas, los insultos o las amenazas hacia ellas o hacia sus mascotas. Aquellas que habían pasado por esta situación tenían un 50% más probabilidades de padecer sofocos nocturnos, y un 60% más de presentar problemas en los encuentros sexuales, debido a la sequedad o irritación vaginal.

La violencia puede interferir en los cambios hormonales

Además, las mujeres que padecían estrés postraumático tuvieron hasta tres veces más riesgo de insomnio y el doble de probabilidades de sufrir dolor vaginal durante las relaciones, mientras que este problema sexual tenía una incidencia de hasta un 44% en el caso de las víctimas de agresión sexual o violencia ejercida por sus parejas.

Según ha explicado Carolyn Gibson, principal autora del estudio, el estrés que sienten las mujeres que padecen abuso emocional y otras situaciones traumáticas puede influir en los cambios hormonales y fisiológicos que ocurren durante la menopausia y el envejecimiento, lo que puede afectar a que sean más susceptibles a ellos y se vivan de una manera más intensa.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD