PUBLICIDAD

Dieta y nutrición
Melón, el refrescante rey del verano
Estrella de las frutas de verano junto a su prima lejana la sandía, el melón endulza nuestros postres con su sabor, nos ayuda a hidratarnos con su alto contenido en agua y a refrescarnos cuando aprieta el calor.
Escrito por Raquel Bernácer, Dietista-nutricionista

El melón, origen y variedades

El melón es una de las frutas más típicas de las neveras de cualquier domingo de playa a lo largo y ancho de la costa. De la familia de las cucurbitáceas, primo hermano del pepino y pariente lejano de la sandía, el melón es un fruto que tiene su origen en Asia, donde se domesticó, y llegó al Mediterráneo a principios del siglo I.

Pese a que siempre ha sido una fruta estacional de verano, en la actualidad es posible encontrar melones prácticamente durante todo el año. De hecho, las variedades que se recogen en septiembre y octubre, y que suelen llamarse ‘de invierno’, pueden durar hasta las Navidades o un poco más allá.

Variedades y características del melón

Los melones más comunes se clasifican en dos familias:

  • Melones de verano: suelen ser muy aromáticos y perecederos, además de tener la corteza rugosa. A este grupo pertenecen los cantalupos, por ejemplo.
  • Melones de invierno: son menos aromáticos y menos perecederos, de cortezas lisas o arrugadas.

Gracias a su estacionalidad, es fácil asegurarse de que la variedad que estamos comprando es la que se corresponde con el momento del año. Existen muchas variedades de melones, con diferentes cortezas, colores, texturas, aromas y sabores:

  • Melón amarillo: de forma alargada, corteza dura, pulpa de color verde claro Melón de piel de sapoy sabor dulce.
  • Melón cantaloup o cantalupo: esférico, ligeramente aplastado, de piel lisa y pequeño, tiene una pulpa naranja, llega a pesar poco más de un kilogramo y es de sabor dulce (aunque no demasiado) y aromático. Es la variedad que suele ponerse en los buffet desayuno de hoteles.
  • Melón galia: también esférico, de pulpa blanca, poco consistente, no muy dulce y tamaño medio.
  • Melones verdes españoles: forman un grupo complejo, entre los que se encuentran:
    • El ‘piel de sapo’, que es un melón de verano, de corteza fina, verde y con manchas oscuras, su pulpa es blanco-amarillenta, poco aromático pero muy sabroso y dulce.
    • El ‘tendral’ es originario del sudeste peninsular y su piel es rugosa, gruesa y uniforme, lo que facilita su conservación y comercialización, de pulpa es muy sabrosa, blanca, firme, dulce y poco aromática.
    • El ‘rochet’ es de piel lisa, con algunas arrugas en los extremos, de color verde, un tanto alargado, muy dulce y con más sabor que aroma.
    • El de ‘Villaconejos’ se caracteriza por tener una piel con estrías en toda su superficie, de color casi pardo, con mucha pulpa, de color blanca, de sabor intenso y muy dulce, jugoso y refrescante.
    • Existe una variedad del mismo pueblo (Villaconejos) denominado ‘negro gigante’, que apenas se comercializa por su gran tamaño (llega a pesar 10kg), pero que los productores locales suelen cultivar para consumo propio puesto que, según dicen, es el mejor melón, el más dulce, se conserva muy bien y sujeto con unas cuerdas y colgado del techo del granero o la alacena llega en perfecto estado a la Navidad.

Actualizado: 28 de Mayo de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD