PUBLICIDAD

Hallan un gen que podría ayudar a diagnosticar leucemia en niños

Un grupo de investigadores españoles coordinados por la Universidad de Granada han descubierto que detectar el gen TCL6 podría ayudar a diagnosticar la leucemia linfoblástica aguda en niños y conocer su pronóstico.
Escrito por: Caridad Ruiz

04/12/2019

Leucemia en niños

El gen TCL6 podría ser un biomarcador de la leucemia linfoblástica aguda en niños, según una investigación un grupo de científicos coordinados de la Universidad de Granada, publicada en Blood Cancer Journal. Además de permitir detectar este tipo de leucemia, se ha descubierto que identificar este gen podría ayudar predecir la supervivencia de los pequeños que padecen esta enfermedad.

Las investigaciones realizadas han evidenciado que cuando este gen apenas se expresa, el enfermo tiene una tasa peor de supervivencia. La investigación se realizó en niños de entre 1 y 12 años que padecen leucemia linfoblástica aguda tratados en el Hospital Regional de Málaga y en el Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona.

Cuando el gen TCL6 apenas se expresa, el enfermo de leucemia tiene una tasa peor de supervivencia

El gen TCL6 pertenece a un grupo de genes que se encuentran en el ADN no codificante. Este ADN se caracteriza porque no contiene información relevante para la síntesis de proteínas. Su función es aún muy desconocida. Tanto que hasta ahora no se tenía en cuenta e incluso se le catalogaba como ADN basura, porque se creía que no tenía actividad biológica. Por este desconocimiento, la función que el TCL6 tiene en el desarrollo de las leucemias ha pasado inadvertida. Hasta ahora. Precisamente el grupo de investigación CTS-993 que ha liderado este estudio científico y que pertenece a la Universidad de Granada se dedica a investigar estos genes del ADN no codificante, que constituyen más del 95% del genoma humano.

Es el cáncer más común en niños y menores de 20 años

La leucemia linfoblástica aguda es un tipo de cáncer que comienza en la médula ósea y es uno de los cuatro tipos principales de leucemia. Consiste en un aumento anormal de linfoblastos, que además no llegan a convertirse en linfocitos maduros, por lo que no pueden realizar su principal función: defender al paciente de infecciones Por otra parte, ese número desmesurado de linfoblastos desplaza a las células normales de la médula ósea, lo que provoca una caída en los niveles de glóbulos rojos, plaquetas y glóbulos blancos, provocando anemia, posibles hemorragias e infecciones.

Constituye el 80% de todas las leucemias agudas en niños. Su incidencia es baja. Según datos de la Asociación Española contra el Cáncer, se dan 5 casos por cada 100.000 habitantes de cualquier edad, pero es el cáncer más común en niños y jóvenes menores de 20 años y la primera causa de muerte por esta enfermedad en los más pequeños. La supervivencia de los afectados se ha incrementado considerablemente en las últimas décadas, pasando del 10% en los años sesenta al 91% de supervivencia actual a los cinco años.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD