PUBLICIDAD

Nueva guía para el tratamiento de la conmoción cerebral pediátrica

Los accidentes infantiles a menudo provocan conmociones cerebrales leves. Los CDC publican la primera guía clínica con recomendaciones para que médicos, profesores o entrenadores sepan cómo actuar en estos casos.

19/09/2018

Cuando un niño tiene un accidente y sufre una conmoción o un traumatismo cerebral leve es muy importante que el equipo médico que vaya a tratarle en ese momento tenga unas líneas de actuación claras. Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos han publicado la primera guía clínica basada en la evidencia científica para diagnosticar y tratar estas lesiones en niños. La guía contiene 19 recomendaciones, y se ha publicado en la versión electrónica de Jama Pediatrics.

Ya existían otros protocolos de actuación, pero se centraban en lesiones cerebrales producidas por accidentes deportivos o destinados solo a adultos. Para elaborar esta nueva guía el grupo de trabajo de CDC analizó la literatura científica que se ha publicado durante 25 años.

Los traumatismos cerebrales leves en los niños son muy frecuentes. En España, un estudio sobre traumatismos craneales leves en 1.070 niños menores de 18 años atendidos en los servicios de urgencias de 9 centros hospitalarios concluyó que el grupo de edad con más riesgo eran los menores de dos años, y los accidentes más frecuentes eran las caídas. Solo el 25% de los niños y jóvenes precisó ingreso hospitalario.

Las lesiones cerebrales leves son frecuentes en los niños, y aunque no suelen tener consecuencias, a veces pueden provocar secuelas cognitivas y neuropsiquiátricas

Pero aunque el traumatismo cerebral leve sea uno de los motivos más corrientes de asistencia a un centro médico, no siempre es una patología benigna, como muchas veces se piensa. Puede tener secuelas físicas, neuropsiquiátricas y cognitivas durante mucho tiempo. De ahí la importancia de contar con estos documentos guía. Con este protocolo los médicos, pero también cuidadores, maestros, entrenadores deportivos… sabrán cómo actuar cuando un niño recibe un golpe en la cabeza.

Uno de los aspectos que más controversia creaba entre los especialistas médicos era durante cuánto tiempo debía de estar en reposo un niño que había sufrido un golpe en la cabeza. No había datos que lo concretaran. Ahora, gracias a esta guía y a sus recomendaciones, el médico tiene una base científica para recomendar reposo durante no más de dos o tres días, y aconsejar que a partir de entonces el pequeño comience con sus actividades (no deportivas) de forma gradual, siempre y cuando no haya sufrido síntomas en ese periodo de descanso; ya que “limitarlas más de tres días puede agravar los síntomas”, según uno de los coautores de esta guía.

Recomendaciones básicas para tratar golpes en la cabeza en niños

Otra de las indicaciones claves que da esta guía para personal sanitario se refiere a los métodos de diagnóstico. Así, aconseja evaluar los riesgos que presentan para los niños las radiografías o resonancias magnéticas relacionados con la radiación. Por eso, para diagnosticar traumatismo cerebral leve no aconsejan que estas pruebas diagnósticas se realice de forma sistemática.

También, para el diagnóstico advierte que se deben usar escalas de valoración de síntomas validadas para niños, no para adultos y que antes de recomendar que el niño reanude su actividad habitual, hay que evaluar otras circunstancias, como si el pequeño antes tuvo otro traumatismo cerebral leve, si manifestó algún síntoma grave después de la lesión, o singularidades del menor, como si tiene algún tipo de dificultad para el aprendizaje…

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD