PUBLICIDAD

Dieta y nutrición
Yogur, saborea sus beneficios
Parece un producto simple, pero el yogur encierra multitud de ingredientes fundamentales para obtener un mejor estado de salud. Inclúyelo varias veces en tu dieta a lo largo del día y aprovecha sus beneficios.
Escrito por Adriana Hernández, Periodista experta en nutrición y vida sana

¿Súper yogures?

Yogures con bífidus activos

Cada vez son más los "apellidos" científicos que se les ponen a los yogures, pero, ¿son todos útiles para la salud?

El número de estudios científicos rigurosos que encuentran efectos beneficiosos por un consumo regular de probióticos es muy elevado y el interés por profundizar en ese ámbito es creciente. De ahí que muchas marcas hayan sacado gamas específicas de productos ricos en bacterias (los famosos bífidus y lactobacilos) que al incorporarse en mayor cantidad a ciertos productos, especialmente yogures y leches, supuestamente eran resistentes a los ácidos del estómago durante la digestión.

Pero la comunidad científica ya sospechaba que no era oro todo lo que relucía y comenzaron las dudas. Se descubrió que ciertos microorganismos no sobrevivían dentro del alimento probiótico, otros no llegaban a la molécula donde debían ejercer su función al morir antes y, muchas veces, los que conseguían llegar no cumplían su función, y así un largo etcétera.

Finalmente, se publicó el Reglamento 1924/2006 relativo a las declaraciones nutricionales y de propiedades saludables en los alimentos, por el cual se obligó a todas las marcas a que presentasen estudios científicos rigurosos antes de sacar un producto a la venta. El resultado fue que la EFSA, la autoridad europea de seguridad alimentaria (siglas en inglés) concluyó en su último estudio que, cerca de las 3.000 sustancias (del tipo del bífidus, lactobacilos, streptococcus...) que la industria alimentaria ha usado o quiere usar para anunciar sus productos, prácticamente el 80% no tenían detrás una comprobación científica que asegurase ciertos efectos positivos.

Yogur para digerir mejor

La EFSA sí admite que los yogures que contienen Streptococcus thermophilus ayudan a las personas con intolerancia a la lactosa a digerir el producto. Diversos estudios han demostrado que el yogur es mejor tolerado que la leche u otros lácteos, ya que las bacterias vivas presentes en él atenúan los síntomas de la intolerancia a la lactosa.

Por un lado, porque los microorganismos del yogur transforman la lactosa (azúcar de la leche) en ácido láctico, lo que da lugar a una reducción del pH y la consiguiente coagulación de las proteínas. Y, en segundo lugar, porque los yogures presentan de forma natural un menor contenido de lactosa que la leche como consecuencia de la fermentación de esas bacterias lácticas.

Actualizado: 12 de Septiembre de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD