PUBLICIDAD

Dieta y nutrición
Yogur, saborea sus beneficios
Parece un producto simple, pero el yogur encierra multitud de ingredientes fundamentales para obtener un mejor estado de salud. Inclúyelo varias veces en tu dieta a lo largo del día y aprovecha sus beneficios.
Escrito por Adriana Hernández, Periodista experta en nutrición y vida sana

Beneficios del yogur

Beneficios del yogur

El yogur es una excelente fuente de vitaminas del grupo A y B, y de minerales como el zinc, el fósforo, el magnesio y el calcio.

Tras la fermentación, el yogur adquiere unas características físicas, químicas y organolépticas propias que lo convierten en un producto lácteo de gran valor nutritivo y con determinados efectos beneficiosos. De forma general, estos son algunos de los más interesantes para nuestra salud:

  • Fácil de digerir: los yogures contienen proteínas de gran valor muy útiles para el ser humano y cuentan con una mayor digestibilidad que la leche.
  • Fuente de calcio y otros micronutrientes: además, es una excelente fuente de vitaminas del grupo A y B, y de minerales como el zinc, el fósforo, el magnesio y calcio. Este último, es un mineral que se incorpora rápidamente al metabolismo del tejido óseo contribuyendo a la prevención de patologías crónicas como la osteoporosis, una enfermedad que produce un deterioro del tejido óseo y que puede conllevar el aumento del riesgo de fracturas.
  • Postre bajo en grasas: su aporte calórico dependerá de la cantidad de grasa que contenga, y de si se han añadido otros ingredientes como azúcar, frutas, frutos secos, cereales, etcétera, pero en el mercado contamos con numerosas opciones, como los desnatados o los griegos, bajas en grasas.
  • Aptos para intolerantes: la presencia de lactosa en el yogur es muy pequeña debido a que se transforma en ácido láctico y, por este motivo, las personas que padecen intolerancia a la lactosa suelen poder incluirlo en su dieta cotidiana.
  • Aporte probiótico: aparte de su valor nutritivo, debido a las bacterias que contiene el yogur de forma natural, uno de sus mayores logros es su valor probiótico (que significa “a favor de la vida”). En numerosos trabajos científicos se han observado que, ingeridos en cantidades suficientes, los microorganismos del yogur colaboran en la digestión de la lactosa en aquellas personas que son sensibles o intolerantes, regulan la flora intestinal, protegen frente a la toma de antibióticos, regulan el tránsito intestinal, tienen efectos positivos sobre episodios diarreicos y en el estreñimiento, ayudan a la eliminación de sustancias tóxicas y carcinógenas, y producen ciertos tipos de células del sistema inmunitario.
  • Protector del corazón: especialmente para los hipertensos, se ha demostrado que gracias a su aporte de calcio y probióticos el yogur puede ayudar a reducir los niveles de presión arterial y mejorar las contracciones y relajaciones del corazón, lo que contribuye a disminuir el riesgo de problemas cardiovasculares.
  • Bueno para tus ojos: una reciente investigación ha relacionado el consumo habitual de yogur desnatado con un menor riesgo de padecer cataratas.
  • Versátil en la cocina: aunque todos lo ubicamos como un sabroso postre, el yogur tiene más recorrido en la cocina, ya que puede usarse por ejemplo para elaborar salsas para acompañar nuestras ensaladas o carnes, como una alternativa más saludable y menos calórica que la mayonesa. 

Actualizado: 4 de Junio de 2018

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD