Los piojos llegaron a los humanos desde un ancestro de los elefantes

Un trabajo de la Universidad de Granada y la de Illinois ha analizado el árbol evolutivo de los piojos y cómo pasaron de un ave a los afroterios, extraños mamíferos africanos, desde donde coevolucionaron hasta llegar a los humanos.

04/07/2022

Ilustración detalle de un piojo en el cabello humano

Pican, son molestísimos y todos, padres e hijos, los quieren evitar. Pero hasta ahora poco se había indagado sobre el origen de los piojos. El investigador del Departamento de Zoología de la Universidad de Granada (UGR) Jorge Doña Reguera ha coliderado un estudio internacional sobre el origen de los piojos de los mamíferos, publicado hoy en la prestigiosa revista Nature Ecology & Evolution.

PUBLICIDAD

Esta investigación internacional ha logrado reconstruir la historia evolutiva de los piojos de los mamíferos, incluidos los de los seres humanos. En este trabajo, que ha empleado datos genómicos y análisis cofilogenéticos, ha participado el investigador del Departamento de Zoología de la UGR Jorge Doña Reguera.

El estudio ha demostrado que los piojos de los mamíferos se originaron en el ancestro común de los afroterios, un grupo de mamíferos  principalmente de distribución africana al que pertenecen los elefantes, los damanes, opos dorados, osos hormigueros y las ratas elefante. La colonización desde estas especies al resto de mamíferos, incluidos los humanos, se produjo porque los parásitos saltaron de hospedador en hospedador, es decir, pasando de parasitar una especie animal a otra.

Los piojos de los afroterios –que acabaron siendo los de todos los mamíferos– provenían a su vez de un hospedador aviar, un ave o dinosaurio

La investigación logra responder un interrogante que permanecía abierto: los piojos de los afroterios –que acabaron siendo los de todos los mamíferos en conjunto, como demuestra el trabajo– provenían a su vez de un hospedador aviar, un ave o dinosaurio de la época.

PUBLICIDAD

Relación entre piojos y mamíferos

Según reza el comunicado de la Universidad de Illinois, que también ha participado en este trabajo "ese evento de salto del anfitrión hace decenas de millones de años inició la larga asociación entre los mamíferos y los piojos, preparando el escenario para su coevolución y ofreciendo más oportunidades para que los piojos se propaguen a otros mamíferos".

Los piojos se dividen en más de 5.000 especies y son un grupo de ectoparásitos cuyos principales linajes se distribuyen entre los diferentes grupos de mamíferos y aves. Los piojos se dividen en dos grupos según sus hábitos alimenticios. Los piojos masticadores mastican la piel o las secreciones, mientras que los piojos chupadores perforan la piel para consumir la sangre de sus anfitriones, dijo Johnson. Ambos tipos se alimentan de mamíferos, pero los piojos chupadores son exclusivos de los mamíferos.

PUBLICIDAD

El análisis de Johnson y Doña indicó que los piojos de los elefantes, damanes y musarañas elefante eran los más antiguos en el grupo de piojos masticadores y chupadores que se alimentaban de mamíferos. “Esto muestra que estos piojos de mamíferos comenzaron en este extraño grupo de mamíferos africanos y cambiaron a otros mamíferos después de eso”, afirmó Johnson.

El cambio de huésped de aves a mamíferos fue muy raro, dijo Johnson. El equipo encontró evidencia de que esto ocurrió solo unas pocas veces, por ejemplo, en lémures de Madagascar, roedores sudamericanos y algunos marsupiales. Pero una vez que los piojos aprendieron a alimentarse de los mamíferos, pudieron saltar más fácilmente de una especie de mamífero a otra y probablemente tuvieron más oportunidades para hacerlo. Y a medida que ciertos grupos de mamíferos se separaron, por ejemplo, geográficamente, se separaron y también lo hicieron sus piojos, encontró el análisis.

PUBLICIDAD

Si bien se debe hacer más trabajo para rastrear la historia evolutiva de los piojos y sus anfitriones, Johnson dijo que los piojos probablemente datan de 90 a 100 millones de años y probablemente parasitaron dinosaurios o aves por primera vez. “Y luego –prosigue el experto–, después de que los dinosaurios se extinguieron hace aproximadamente 65 millones de años y las aves y los mamíferos realmente se diversificaron, los piojos también comenzaron a saltar a nuevos huéspedes y diversificarse”.

Comprender los patrones de diversificación de los parásitos arroja luz sobre la propia distribución de las especies en las que habitan y proporciona información acerca de los procesos evolutivos.

Fuente: Universidad de Granada y Universidad de Illinois

Actualizado: 5 de julio de 2022

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD