PUBLICIDAD

Controlar la obesidad podría evitar el 10% de casos de asma infantil

Un estudio señala la obesidad como principal factor de riesgo del asma en cerca del 25% de los niños asmáticos obesos, y apunta que podrían haberla evitado con un adecuado control del peso corporal.
Escrito por: Eva Salabert

30/11/2018

Obesidad infantil

La obesidad infantil podría ser la responsable de entre el 23 y el 27% de los casos de asma en los niños con sobrepeso, según los resultados de una nueva investigación realizada por la Universidad de Duke y colaboradores del Sistema Nacional de Salud Pediátrica (PEDSnet) en Estados Unidos, que indican que alrededor del 10% de todos los menores con asma de entre dos y 17 años –casi un millón en ese país– podrían haber evitado contraer esta enfermedad respiratoria si hubieran mantenido un peso saludable.

Algunas de las causas del asma, como las infecciones virales durante la niñez o la predisposición genética, no se pueden prevenir, sin embargo, el sobrepeso es un factor de riesgo modificable, ha explicado Jason Lang, profesor asociado de Pediatría en la Universidad de Duke y coordinador del estudio, que se ha publicado en Pediatrics.

Los niños obesos presentaban un 30% más riesgo de desarrollar asma que sus coetáneos con peso saludable

Los investigadores estudiaron los datos de 507.496 niños estadounidenses registrados en el PEDSnet entre 2009 y 2015, y comprobaron que aquellos considerados obesos (con un IMC en el percentil 95 o superior para su edad y sexo) presentaban un 30% más riesgo de desarrollar asma que sus coetáneos con peso saludable, y que en el caso de los que no eran obesos pero tenían sobrepeso (IMC en el percentil 85-94) el riesgo de asma también era un 17% superior al de los menores con un peso adecuado.

La obesidad infantil podría afectar al desarrollo de los pulmones

Es necesario continuar investigando para encontrar nuevas evidencias que demuestren que el exceso de peso y la obesidad provocan alteraciones que inducen asma, ya que todavía no se sabe exactamente cómo o por qué se produce esta asociación, sin embargo, se baraja como hipótesis que el peso corporal inadecuado podría afectar al desarrollo de los pulmones y las vías respiratorias de los niños, y también los cambios inflamatorios que se dan en el organismo a consecuencia de la obesidad.

Tanto los hallazgos del nuevo estudio como los de otros anteriores sugieren que la obesidad incrementa significativamente el riesgo de desarrollar asma, que constituye la principal enfermedad crónica en la infancia. Por ello, según Lang, es tan importante prevenir la obesidad infantil promoviendo que los niños realicen ejercicio físico y cuidando su alimentación para controlar el peso corporal desde pequeños.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD