Google+
YouTube

Dieta y nutrición

Pan, una historia con mucha miga
Escrito por Adriana Hernández, periodista experta en nutrición
Añadir una ración de pan con cada comida es una buena forma de cubrir las recomendaciones diarias en la dieta de hidratos de carbono. No creas los falsos mitos. Redescubre este alimento y disfrútalo.

¿Pan integral o pan blanco?: diferencias

Antes de continuar, conviene hacer un pequeño apunte para entender por qué unos panes se llaman blancos o refinados y otros integrales. El principal ingrediente para hacer pan es la harina de trigo, por lo que lo primero que hay que conocer es la composición de un grano de éste y de cualquier otro cereal: la capa o cáscara más externa y que protege la semilla se denomina salvado, en ella residen la fibra, las vitaminas del grupo B y los oligoelementos. El cuerpo del cereal es el endospermo, parte compuesta por hidratos de carbono, proteínas y más vitaminas B. Y justo antes de llegar a la semilla está el germen, parte que sirve de alimento a la semilla y que tiene vitaminas del grupo B, E, oligoelementos y fitoquímicos.

Ahora bien, para conseguir que el pan quede blanco, los granos se someten a un proceso de refinamiento; esto quiere decir que se muelen hasta que las diversas capas (cubierta externa, el salvado y el germen o núcleo) se separan y se desechan, quedando sólo el endospermo, con el que se hace la harina. Con este procedimiento es cierto que se obtiene un pan con mejor sabor, textura, aspecto y que aguanta más tiempo en la despensa, sin embargo, también es verdad que habrá perdido una gran concentración de fibra, vitaminas y ácidos grasos esenciales.

En el otro lado tenemos los panes integrales; los granos empleados para su elaboración no se refinan, por lo que la harina se hace con el grano entero, y así el pan conserva todos sus nutrientes naturales: fibra, vitaminas, minerales, antioxidantes y fitonutrientes.

¿Lo mejor? Combinar el consumo de pan blanco o refinado con el de pan integral. Muchas veces la dieta habitual es muy pobre en fibra, por lo que es bueno consumir alimentos ricos en este nutriente para conseguir una buena salud intestinal.

 

Temas en este artículo

Actualizado: 06/03/2014

PUBLICIDAD

Entrevista

Ana Isabel Gutiérrez Salegui

Autora de ‘Consume y calla’

“Hemos convertido la comida normal en un pecado y nos pasamos la vida cumpliendo penitencias”

 

25% de la energía diaria debe aportar el desayuno

Un desayuno saludable debería incluir hidratos de carbono, como cereales o pan, proteínas y grasas saludables, lácteos, y alimentos ricos en fibra como las frutas.

Fuente: 'Aeofruse-Almendrave, Asemac, Asozumos, Fenil y la Interprofesional del Aceite de Oliva Español'

 

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD