PUBLICIDAD

Belleza y bienestar
Harpagofito
El harpagofito se revela como una alternativa natural a los medicamentos antiinflamatorios para tratar problemas reumáticos, lesiones deportivas y otros procesos inflamatorios, así como para combatir el dolor.
Escrito por Jordi Cebrián, Periodista especializado en plantas medicinales

Precauciones en la toma de harpagofito

Un hombre se toca el abdomen dolorido

El harpagofito puede provocar irritación gástrica en organismos sensibles, y no se debe tomar en caso de gatritis, úlcera gastroduodenal o colon irritable.

El harpagofito es una planta en líneas generales bastante segura, pero existen ciertas consideraciones a plantear. Es preciso ceñirse a las indicaciones del experto o a las que se detallan en el producto y no sobrepasar las dosis y los plazos de tratamiento.

Por una elemental medida de precaución y a falta de estudios específicos que lo desmientan, no se recomienda consumir harpagofito durante el embarazo y el periodo de lactancia, como tampoco administrarlo a niños menores de seis años.

Se han descrito algunos casos de reacción alérgica tras el consumo de esta planta, que han comportado vómitos, dolor abdominal y un incremento de la acidez estomacal.

Se desaconseja su toma en caso de gastritis, úlcera gastroduodenal, y síndrome de colon irritable. Puede provocar irritación gástrica en organismos sensibles.

Por otro lado, el harpagofito no se debe compatibilizar con el consumo de determinados fármacos, como es el caso de la wafarina –un anticoagulante–, los que bloquean la acidez estomacal, algunos medicamentos para estados nerviosos como el diazepan, para la diarrea como la lorepamida –un opioide–, y fármacos de uso tan generalizado como el protector estomacal omeprazol; ya que podría interferir en la acción y eficacia de estos fármacos.

Actualizado: 20 de Noviembre de 2015

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD