PUBLICIDAD

Dieta y nutrición
Algas, la verdura que viene del mar
Pueden causar repelús si nos rozamos con ellas al nadar en el mar, pero tienen un elevado contenido mineral y proteico, y prestigiosos chefs ya han incluido algunas variedades de algas en su cocina.
Escrito por Adriana Hernández, Periodista experta en nutrición y vida sana

Beneficios de las algas, un diez en salud

Ensalada saludable de algas

Saludable plato de cocina japonesa a base de algas

Te damos diez grandes razones para animarte a incorporar las algas en tu dieta. Estos son sus beneficios para la salud:

  • Contienen grasas saludables: además de no poseer grasas saturadas, las algas aportan un 5% de grasas insaturadas esenciales para el organismo.
  • Son ricas en fibra: regulan las funciones del tracto intestinal, son ligeramente laxantes y ayudan a evitar el estreñimiento.
  • Depuran el organismo: su contenido en ácido algínico, no digerible, elimina las toxinas que se pueden acumular en el intestino.
  • Moderan la sensación de hambre: las algas aumentan de tamaño cuando entran en contacto con el agua, de ahí que sean un complemento ideal en los tratamientos de adelgazamiento o dietas bajas en calorías. Tomadas antes de las comidas con un vaso de agua, aumentan la sensación de llenado del estómago, lo que nos incitará a comer menos.
  • Regulan la tiroides: al ser ricas en yodo, regulan el buen funcionamiento de la glándula tiroides, responsable del equilibrio de nuestro sistema metabólico y hormonal.
  • Son buenas para la visión: casi todas las algas tienen un gran contenido en vitamina A y, por ello, son recomendables para mejorar la vista y prevenir enfermedades propias de este sentido. Por ejemplo, la Spirulina multiplica por diez el contenido de vitamina A de la zanahoria.
  • Protegen la flora intestinal: por su gran cantidad de mucílagos, especialmente en las algas Agar-Agar, su ingesta diaria protege la mucosa gástrica, regula las funciones del intestino grueso, y ablanda las fibras de otros alimentos haciéndolos más digeribles.
  • Son beneficiosas contra la hipertensión: precisamente su alto contenido en sodio contribuirá a que utilices menos el salero si las usas para condimentar y completar algunos de tus platos.
  • Complementan los niveles de minerales: son perfectas para aquellas personas que presenten cierto déficit mineral o vitamínico. Su composición rica en potasio, yodo, sodio, calcio, hierro y vitaminas A, B1, B2, B12 y C constituirá un cóctel perfecto para aumentar el ánimo y la vitalidad.
  • Son digestivas: aportan proteínas de fácil digestión, intervienen en la asimilación de las fibras de ciertos productos, y ayudan al intestino a procesar los alimentos.

Actualizado: 7 de Diciembre de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD