PUBLICIDAD

Noticias Dieta y nutrición

Desmienten que tomar vino tinto equivalga a una hora de ejercicio

Un artículo publicado este verano afirmaba que una copa de vino tinto podía aportar los mismos beneficios que realizar una hora de ejercicio físico. El autor principal del estudio, que se hizo con ratas, lo ha matizado.
Dos mujeres brindan con sendas copas de vino tinto

Los polifenoles que contiene el vino tinto son saludables, pero no sustituyen al ejercicio físico.

06 de Noviembre de 2015

El consumo moderado de vino tinto en el contexto de una alimentación saludable como la dieta mediterránea puede ser beneficioso, y diversos estudios científicos han mostrado que los polifenoles, unas sustancias antioxidantes que contiene esta bebida pueden reducir el estrés oxidativo o mejorar el perfil lipídico, entre otros ventajas. Sin embargo, no es cierto, como publicó el HuffingtonPost el pasado verano, que tomarse un vaso de vino tinto equivalga a realizar una hora de ejercicio físico.

La investigación ni siquiera se realizó con seres humanos, sino con ratas, y a los animales se les proporcionaron elevadas dosis de suplementos de resveratrol, y no vino tinto

No es de extrañar que la noticia se hiciera viral, ya que seguro que los amantes del vino –y hasta los que prefieran la cerveza– estarían encantados de sustituir una visita al gimnasio por salir a tomar el aperitivo con sus amigos. Según el artículo, que mencionaba a Jason Dyck, el autor principal de la investigación realizada en la Universidad de Alberta, en Canadá, el resveratrol que contiene el vino tinto es capaz de mejorar la fuerza y el rendimiento y tomar un vaso de esta bebida provocaría los mismos efectos que una hora de entrenamiento físico.

En vista de la interpretación que se ha dado a los resultados de su trabajo, Jason Dyck ha declarado que jamás han publicado un estudio que muestre que un vaso de vino tinto sea mejor que practicar ejercicio durante una hora, añadiendo que la investigación ni siquiera se realizó con seres humanos, sino con ratas, y que a los animales se les proporcionaron elevadas dosis de suplementos de resveratrol, y no vino tinto.

Efectos conjuntos del resveratrol y el ejercicio

Dyck ha explicado que el objetivo de la investigación era determinar los beneficios del resveratrol, y que observaron que las ratas en las que se combinó el consumo de esta sustancia con la actividad física –en un programa de entrenamiento que duró 12 semanas– presentaron una mayor capacidad de resistencia, que se asoció con un aumento de la fuerza muscular y de la función cardiaca.

El experto ha advertido, además, que intentar obtener la cantidad de resveratrol que él y su equipo administraron a los animales con el consumo de vino tinto es ridículo, porque para ello sería necesario que una persona se bebiera entre 50 y 100 botellas de esta bebida.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD