Hallan la conexión entre hipertensión arterial y salud ocular en niños

La Universidad de Basilea encuentra una relación entre el diámetro de los vasos sanguíneos de la retina y los niveles de presión arterial en niños pequeños, que ayudaría a identificar a aquellos con más riesgo de desarrollar hipertensión.
Escrito por: Eva Salabert

29/06/2020

Conexión entre hipertensión arterial y salud ocular en niños

La hipertensión arterial se considera el principal factor de riesgo para padecer enfermedades cardiovasculares y puede empezar a manifestarse desde la infancia. Ahora, una nueva investigación realizada por científicos de la Universidad de Basilea ha descubierto que los niños pequeños que tienen más estrecho el diámetro de las arterias de la retina son más propensos a desarrollar hipertensión y que aquellos con niveles de presión arterial elevados tienen más probabilidades de desarrollar deterioro microvascular retiniano.

En estudios anteriores el análisis de los vasos sanguíneos de la retina había resultado útil como predictor del riesgo cardiovascular en el caso de los adultos. El nuevo estudio, denominado 'Retinal Vessel Diameters and Blood Pressure Progression in Children' (Diámetros de los vasos sanguíneos de la retina y evolución de la presión arterial en niños), es el primero que ha mostrado que también existe esta conexión en los niños.

Analizar la salud microvascular de la retina y medir la presión arterial en los niños ayudaría a identificar a los que tienen más riesgo de desarrollar hipertensión

Los investigadores examinaron a 262 niños de entre seis y ocho años de edad procedentes de 26 escuelas de Basilea (Suiza) en 2014, a los que tomaron la presión arterial y de las arterias de la retina, y en 2018 tomaron de nuevo ambas mediciones. Tanto la medida de la presión arterial de base como la del seguimiento se llevaron a cabo cuando los menores se encontraban sentados y tras un mínimo de cinco minutos de descanso, y se clasificaron de acuerdo a las recomendaciones de la Academia Americana de presión arterial pediátrica, que usan las mismas mediciones que la Asociación Americana del Corazón, que se ha hecho eco del estudio.

Los resultados de los análisis indicaron que:

  • Los niños con diámetros inferiores en los vasos retinianos en la medición inicial presentaron una presión sistólica más elevada en el seguimiento.
  • El diámetro de los vasos retinianos podría explicar entre el 29 y el 31% de los cambios que se habían producido en la evolución de la presión sistólica entre 2014 y 2018.
  • Los menores con niveles de presión sanguínea más elevados de base experimentaron un significativo estrechamiento del diámetro arteriolar durante el seguimiento, en función de su peso y estado cardiorrespiratorio.
  • Las medidas de la presión sanguínea inicial se relacionaron con el 66-69% de los cambios en el diámetro arteriolar retinal que se habían producido desde el inicio y durante el seguimiento.

Identificar a los niños con más riesgo de sufrir hipertensión

Henner Hanssen, profesor en el departamento de deportes, ejercicio y salud de la Universidad de Basilea y director del trabajo, ha declarado que es necesario crear estrategias de prevención que se centren en analizar la salud microvascular de la retina y medir la presión arterial en los niños para identificar a aquellos que tienen un mayor riesgo de desarrollar hipertensión porque cuanto antes se les administre un tratamiento adecuado y se realicen cambios en el estilo de vida para disminuir la presión arterial, se conseguirán mayores beneficios para ellos.

En el estudio no se tuvieron en cuenta factores como la 'hipertensión de bata blanca', la etapa de desarrollo de los menores o el peso al nacer

Según este científico, llevar a cabo estas valoraciones durante la primera infancia puede mejorar la clasificación del riesgo cardiovascular, y adoptar las medidas preventivas oportunas en el caso de los pequeños que corren el riesgo de sufrir hipertensión podría contrarrestar el incremento de esta enfermedad tanto en niños como en adultos.

Los autores de la investigación, que se ha publicado en Hypertension, han advertido de algunas de sus limitaciones, como por ejemplo que no se tuvo en cuenta la 'hipertensión de bata blanca' (cuando los niveles de presión arterial de un paciente aumentan cuando está en una consulta médica), ni la etapa de desarrollo de los menores (incluyendo la pubertad), ni otros factores genéticos o el peso al nacer, que son variables que podrían influir en la presión sanguínea y la salud microvascular. Además, tampoco existen valores de referencia sobre los diámetros apropiados de los vasos sanguíneos de la retina en los niños, por lo que será necesario determinarlos en futuros estudios.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD