Diente de león, el mejor tónico renal
Una planta común y fácil de recolectar como el diente de león es uno de los principales recursos naturales para lograr una buena tonificación y depuración a nivel hepático y renal y aliviar trastornos urinarios. Conoce sus virtudes.

Cómo se toma el diente de león

Actualizado: 27 de julio de 2021

No es difícil cosechar diente de león en el campo: las hojas y flores en primavera, y las raíces en el principio del otoño. Pero lo más usual será adquirirlo en herbolarios, sea a granel, o en preparados diversos. Algunas de sus presentaciones son:

  • La raíz seca y las hojas para decocción, hasta tres vasos diarios.
  • En tintura alcohólica, para tomar hasta 50 gotas diarias en tres dosis.
  • En extracto líquido.
  • El jugo de la raíz fresca, para añadir a la infusión o para tomarlo tal cual.
  • En cápsulas o comprimidos, muchas veces asociado a otras plantas.

Fórmulas herbarias con diente de león

Te brindamos dos fórmulas que puedes prepararte tú mismo, o pedir que te elaboren en tu herbolario de confianza, para el cuidado del hígado y del riñón:

Fórmula depurativa para el hígado y el riñón

Esta preparación que además de diente de león incluye otros ingredientes te ayudará a depurar órganos como el hígado y el riñón.

Ingredientes:

Diente de león, bardana, cola de caballo, abedul y zarzaparrilla.

Preparación:

Necesitamos una cucharada sopera rasa de la mezcla a partes iguales por cada vaso de agua. Se deja hervir 5 minutos, se mantiene en reposo, tapado, otros 10, y se filtra con un colador o tamizo.

Dosis:

Se puede ir bebiendo durante el día, incluso en frío.

Fórmula hepática

Para tratar la insuficiencia hepática y para prevenir la formación de cálculos en la vesícula

Ingredientes:

Diente de león (raíz), angélica, genciana (raíz), cachurrera menor (tallos y hojas), cardo mariano (frutos), más hojas de boldo y de menta.

Preparación:

Una cucharada sopera de la mezcla a partes iguales por vaso de agua. Se pone a macerar durante la noche, incluso mejor en la nevera cuando se haya enfriado, para evitar que fermente. Se filtra al día siguiente. Si el sabor resulta muy amargo a pesar de la menta, se le puede añadir estevia o zumo de limón.

Dosis:

Tomar en ayunas, una o dos veces al día.

Usos en la cocina del diente de león

El diente de león se ha consumido desde antiguo como recurso al alcance en ambientes rurales, y hoy día se ha vuelto a valorar en el proceso de reivindicación de las plantas comestibles olvidadas, y no falta en ensaladas bañadas con zumo de limón, menestras y zumos vegetales.

Ensalada de diente de león

Las hojas pueden hervirse y tomarse como si fueran acelgas o espinacas. Estas hojas tienen un sabor ciertamente ácido al que cabe acostumbrarse.

Los capítulos florales se han consumido adobados en vinagre, pero se usan también como decoración en ensaladas y en postres.

Con las raíces se prepara una cerveza amarga, a la que se le atribuyen también propiedades depurativas, y un sucedáneo del café, parecido al de achicoria.

Dulce de diente de león

Ejemplos de platos con diente de león:

  • Ensalada variada con zanahoria, lechuga, endibia, diente de león, canónigos y berros.
  • Ensalada fresca con hojas de diente de león, canónigos, trozos de mango y fresas.
  • Zumo vegetal con plantas silvestres (diente de león, achicoria, oruga silvestre Diplotaxis erucoides, berro y acelga).

El diente de león se emplea también en remedios cosméticos, para el cuidado de las pestañas y para evitar la caída del cabello.

 

Creado: 2 de julio de 2021

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD