PUBLICIDAD

Bebida de avena: efectos sobre la salud
El consumo de bebidas vegetales crece cada año y la de avena se está popularizando como una de las versiones más saludables. Descubre las propiedades de este cereal y si su versión líquida nos aporta algún beneficio.
Escrito por Beatriz Robles, Consultora experta en seguridad alimentaria

La revolución de las bebidas vegetales como alternativa a la leche

Los últimos años han supuesto una transformación en el consumo de bebidas vegetales. Según datos del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, la ingesta de leche ha sufrido una caída constante en los últimos quince años: en 2004 cada español bebió en el hogar 90,35 litros de leche, frente a los 69,91 litros de 2017, lo que significa que tomamos 20 litros menos de leche al año.

Las razones son múltiples, e incluyen la percepción del consumidor de que es un alimento poco digestivo –una visión en ocasiones favorecida por la industria, que promociona las versiones sin lactosa como ligeras–, el incremento del diagnóstico (y, frecuentemente, de autodiagnóstico) de intolerancias a la lactosa y alergias a la proteína de la leche, el aumento del número de consumidores que siguen dietas basadas en alimentos de origen vegetal

Frente a la pérdida de popularidad de la que fue la bebida estrella de los desayunos de décadas pasadas, las bebidas vegetales han encontrado su sitio como alternativa a la leche: las ventas crecen anualmente un 8%, y en 2017 cada uno de nosotros tomamos casi cinco litros de estos productos.

Bebida de avena con plátano

Las estanterías de cualquier supermercado nos ofrecen variedades de bebidas vegetales elaboradas con frutos secos (almendra), legumbres (soja), frutas (coco) o cereales (arroz, trigo, espelta, avena). Incluso podemos encontrar bebida de alpiste (sí, para consumo humano).

Durante unos años la soja fue el ingrediente por excelencia de este tipo de productos, pero aunque sigue manteniendo su posición en el podio, se enfrenta a la competencia cada vez más fuerte de las bebidas de avena, muy distintas nutricionalmente, pero con una buena acogida entre los consumidores.

La leche de avena no existe, es bebida de avena

Hace poco más de un año, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea determinó que los productos vegetales no pueden denominarse ‘leche’, ‘nata’, ‘mantequilla’, ‘queso’ o ‘yogur’. Una decisión que no sorprende porque ya en el Reglamento 1234/2008 y en el Reglamento 1308/2013 (que lo deroga y sustituye), se recoge que los productos lácteos son los derivados exclusivamente de la leche (entendida como secreción mamaria), y que denominaciones como suero lácteo, nata, mantequilla, queso, yogur o kéfir solo pueden ser utilizadas en productos lácteos.

Sin embargo, se establecen excepciones para algunas denominaciones tradicionales, y en España está permitido el nombre ‘leche de almendras’ para la bebida elaborada con este fruto seco. En nuestro país, el resto de bebidas vegetales no pueden llamarse ‘leche’ y se denominan ‘bebida de…’, y este es el caso de la bebida de avena.

Actualizado: 11 de Abril de 2019

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD