PUBLICIDAD

Cenas ligeras para el verano
Con el calor del verano el cuerpo pide cenas suaves y ligeras. Te damos ideas de recetas pobres en grasas y con pocas calorías para ayudarte a conciliar el sueño y recuperar la hidratación perdida durante el día.
Escrito por Leire Moneo, Periodista experta en alimentación

Los mitos que hay que desterrar sobre las cenas

Mitos a desterrar sobre las cenas
Irse a la cama sin cenar no es saludable porque se podrían descompensar los niveles de azúcar en el organismo.

Actualizado: 23 de julio de 2019

A la hora de intentar realizar una cena ligera y equilibrada nos topamos con algunos mitos que ponen en peligro nuestro objetivo. Y es que la última comida del día es la más delicada, ya que está muy próxima al reposo absoluto, lo que exige reducir al máximo la ingesta de calorías. Estos son algunos de los más comunes que conviene desterrar de nuestro imaginario popular:

  • No cenar

    No cenar es saludable

    El refrán de desayunar como un rey, comer como un príncipe y cenar como un mendigo no debe traducirse en el hecho de irse a la cama sin probar bocado, ya que esta práctica resulta muy contraproducente para la salud al provocar un largo ayuno que puede desconcertar a nuestro organismo y descompensar los niveles de azúcar en sangre.

  • Cenar solo fruta

    Cenar sólo fruta es sano

    La idea de que cenar una o dos piezas de fruta es saludable y de que incluso ayuda a perder peso está muy extendida, pero lo cierto es que es falsa, pues tan sólo es útil para perder líquido y aligerar nuestra figura muy levemente. Puede resultar diurético, pero el alto contenido en azúcares y el elevado poder energético de la mayoría de las frutas son desequilibrados y negativos a última hora del día.

  • Cenar solo proteínas

    Cenar sólo proteínas ayuda a quemar grasas

    Las proteínas, tanto de la carne como del pescado, son esenciales para lograr una dieta sana y equilibrada. Sin embargo, restringir su ingesta y limitarlo durante la cena no es sinónimo de salud. De hecho, no existen estudios que aseguren que ayuda a adelgazar en adultos sanos, por lo que lo más recomendable es combinar dichas proteínas con verduras y hortalizas y realizar ejercicio físico moderado y regularmente.

  • Cenar solo ensalada

    Tomar ensalada para cenar retiene líquidos y dificulta la digestión

    La lechuga tiene un 95% de agua, fibra, vitaminas y minerales, por lo que favorece la eliminación de líquidos. Otra cuestión es que te pueda costar más digerirla debido a su alto contenido de fibra insoluble, o que te provoque gases, pero algo que siempre dependerá de tu organismo. Eso sí, vigila las salsas o condimientos con los que la acompañas para no pasarte con las calorías. Si se acompaña de alimentos nutritivos como tomate, aceite de oliva y atún, puede ser un plato único completo.

  • Cenar cereales

    Cenar leche con cerales o galletas es ligero

    Cuántas veces habrás dicho eso de hoy ceno un bol de leche con Krispis ( o un vaso de leche con galletas) y a dormir ligero. Pues todo lo contrario, se trata de una combinación con demasiado azúcar –más aún si echas cacao en polvo a la leche–, sal, calorías vacías y pocos nutrientes, es decir, que aporta un alto índice glucémico que a lo único que ayuda es a ganar peso. Por no hablar de que es una opción de cena incompleta y poco saciante.

Todos estos mitos sobre las cenas son falsos, porque el organismo necesita variedad de alimentos para nutrirse. “Las cenas deben ser equilibradas y completas, pero siempre más ligeras que las anteriores comidas”, concluye la dietista Nazareth Pereira.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD