PUBLICIDAD

Té, infusiones saludables
Aunque se recomienda un consumo moderado, porque estimula el sistema nervioso y eleva la tensión, los diversos tipos de té tienen muchas propiedades beneficiosas que te conviene conocer.
Escrito por Inma D. Alonso, Periodista experta en salud y bienestar

Té negro

Té negro

Té negro, una de las variedades más clásicas

El negro es el más clásico de los tés, pero esta variedad ha quedado relegada a un segundo plano debido, en gran parte, a la fama de los tés rojo y verde. Este tipo de té se consigue después de cuatro etapas: una en la que se marchita, otra en la que se enrolla, en la siguiente se fermenta y por último se deja secar.

Al igual que otras variedades, el té negro es antioxidante por su alta concentración de polifenoles que actúan como protectores contra los radicales libres, ayudan a combatir el envejecimiento y los problemas cardiovasculares. Además, tiene una cantidad mayor de teína que el resto de los tés y cuenta entre sus componentes con cinc, magnesio, calcio, cromo, hierro y potasio, entre otros.

Entre sus propiedades más destacadas está la de ser saciante, antioxidante, bajo en calorías y bueno para el estómago. Esta infusión es ideal para tatar la diarrea o la gastritis por su capacidad astringente. Es diurético y resulta ideal para reemplazarlo por otras bebidas debido a la sensación de saciedad que produce.

Además, gracias a su gran contenido en flavonoides mejora la capacidad de dilatación y contracción de los vasos sanguíneos y por lo tanto favorece la prevención de los accidentes cardiovasculares. Una de las propiedades más desconocidas de este tipo de té es que ayuda también a prevenir de las caries dentales.

Se recomienda consumirlo durante el desayuno por su capacidad estimulante y entre sus beneficios no comprobados están los de ayudar a la salud mental y ser un excelente aliado contra la osteoporosis.

Actualizado: 4 de Diciembre de 2018

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD