Té, infusiones saludables
Los diversos tipos de té tienen muchas propiedades beneficiosas que te conviene conocer, aunque se recomienda un consumo moderado, porque estimula el sistema nervioso y eleva la tensión. Conoce las claves para prepararlo.

Té amarillo y té azul

Actualizado: 28 de junio de 2022

El té amarillo o huang da cha es muy poco conocido, pero muy apreciado, de hecho, en sus orígenes sólo estaba destinado a la familia imperial. Está a mitad de camino entre el blanco y el verde y se obtiene mediante un corto proceso de fermentación de los polifenoles que se frena con calor en seco. Para hacerlo, cubren las hojas con una tela húmeda para provocar una oxidación no enzimática, después se deja secar y se vuelve a repetir el proceso de la tela, es lo que se conoce como sellado amarillo.

Té amarillo

El hecho de estar tan poco fermentado hace que su color y aroma sean suaves y delicados, los que lo han probado dicen que puede llegar a recordar al té negro si se cura con otras hierbas. Se suele producir en cinco provincias de China: Hunan, Anhui, Sichuan, Guandong y en Zhejiang.

PUBLICIDAD

Este té de tomalidad amarillenta resulta un buen aliado para nuestra salud. Dentro de sus propiedades destaca sus cantidades de polifenoles, cafeína y L-teanina, vitaminas A,B,C y E, y minerales como hierro, potasio o magnesio. Este té tiene la capacidad de aumentar tu concentración, por lo que es perfecto para preparar exámenes, y protege contra las caries, pues tiene un alto contenido en flúor. Además es vigorizante, diurético y antioxidante.

En cuanto a las contraindicaciones, los expertos destacan que por sus niveles de cafeína, el té amarillo no es apto para niños, embarazadas ni lactantes, además de no recomendarse en personas con hipertensión arterial. También advierten que no se debe superar la dosis de tres tazas al día.

PUBLICIDAD

Virtudes del té azul

El té Oolong, también conocido como azul, es un té verde semifermentado mediante un proceso especial y único que hace que aúne las características del té verde (poco oxidado) y té negro (muy oxidado) al mismo tiempo. Algunas variedades se presentan en hojas largas y curvadas y otras en formas parecidas a bolas. Su origen se encuentra en las zonas altas de China y Taiwán.

Las hojas suelen presentar tonalidades grisáceas y un poco azuladas, dé ahí proviene su nombre. Por otro lado, su otra denominación, Oolong, viene de su nombre en chino Wulong, que significa dragón negro. En las variedades más oscuras del té azul, las hojas pueden recordar a la silueta de un dragón pequeño. En cuanto a su sabor, es suave y agradable y se asemeja más al té verde que al negro.
Té azul
Entre sus propiedades más características se encuentran sus niveles de vitaminas A, B, C y E, taninos, L-teanina, fluoruro, manganeso, betacaroteno y zinc. Sus cantidades de cafeína suelen ser pequeñas, aunque todo esto depende del grado de oxidación de este té,que puede oscilar entre un 15% y un 80%.

Se puede decir que el té azul es antioxidante, por lo que ayuda a reforzar el sistema inmunológico, pero también posee efectos adelgazantes. Además parece ser que podría ser de ayudar en la prevención de algunos tumores, reduce el nivel de azúcar en sangre y la presión arterial. Pero todavía hay más, pues hay que sumarle que regula el colesterol, es rejuvenecedor, calma la sed y combate los efectos de las bebidas alcohólicas regenerando el hígado, entre otras propiedades.

PUBLICIDAD

Por último, en sus contraindicaciones hallamos limitaciones en cuanto al número de tazas que se pueden tomar al día, que, como hemos dicho anteriormente, dependerá del grado de oxidación de este té, aun así, establecen que el máximo sean tres. Al igual que en la mayoría de estas infusiones, no se aconseja su consumo en embarazadas, lactantes ni niños.

Creado: 10 de junio de 2011

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD