PUBLICIDAD

Rhodiola rosea, la respuesta natural a la fatiga
La 'Rhodiola rosea' o rodiola es una planta con efectos estimulantes a la que se le atribuye la capacidad de combatir la fatiga y el estrés y aumentar la resistencia física y mental. Conoce sus propiedades y cómo tomarla.
Escrito por Jordi Cebrián, Periodista especializado en plantas medicinales

Cómo se toma la rodiola: usos y precauciones

Hoy día es fácil hallar rodiola en herbolarios, y también en farmacias y parafarmacias, a través de una gama variada de productos comerciales que la contienen. Al ser una planta escasa, al menos en los Pirineos, es preferible que nos abstengamos de recolectarla en la naturaleza y que confiemos en las reservas de viveros medicinales.

En los herbolarios encontrarás la Rhodiola rosea a granel, en polvos o troceada, o bien en diversas presentaciones. Desglosamos aquí sus distintas formas de presentación:

  • Planta seca, troceada, para tomarla en decocción, generalmente asociada a otras hierbas. Dos tazas al día, la última una media hora antes de acostarnos.
  • Rodiola en polvos.
  • El extracto en cápsulas, en dosis de 200 o 600 mg. diarias.
  • En comprimidos, para tomar 2-3 unidades diarias de 200 mg, en función de la dolencia a tratar.

Fórmula herbaria con rodiola

El uso más común por el que se recurre a esta planta es para combatir estados de cansancio, por lo que te presentamos una fórmula con rodiola que puedes elaborar en casa, o pedir que te preparen en tu herbolario de confianza para este fin:

Fórmula con Rhodiola rosea para la fatiga, la astenia y la debilidad general

Ingredientes:

Rodiola (raíz), eleuterococo (raíz), ginseng coreano (raíz), romero (sumidades floridas), ajedrea (sumidades floridas) y anís estrellado (fruto).

Preparación:

Reunimos 20 gramos de planta, que mezclamos a fondo sobre una superficie plana con la ayuda de una cucharada de madera. Separamos cinco gramos de la mezcla por cada vaso de agua. Lo ponemos a hervir unos cinco minutos y dejamos que repose otros 10. Le podemos añadir una pizca de miel de romero o de azahar para mejorar el sabor, que no es especialmente bueno, a pesar de la ajedrea.

Dosis:

Tomamos dos vasos al día, durante 10 o 15 días, descansando un periodo similar.

Otros usos de la rodiola

Extractos de rodiola se integran en productos de cosmética natural para tratar los síntomas del envejecimiento, en cremas y lociones para la cara y el cuerpo.

Rhodiola en pastillas

Además, la rodiola es una planta bella y resistente, muy estimada en jardinería, sobre todo en los países anglosajones, sobre todo porque resiste bien las heladas y los cambios de temperatura.

Precauciones de uso con la Rhodiola rosea

La rodiola o rhodiola rosea es una planta segura como remedio medicinal natural para ciertas dolencias o situaciones de fatiga si se toma en las dosis justas y en tratamientos ajustados. Pero cabe tener en cuenta algunas salvedades que indican que hay que tener precaución con su uso, o que directamente está contraindicada, y que enumeramos a continuación.

  • No es prudente tomar rhodiola rosea durante el embarazo y la lactancia, porque no existe información suficiente que descarte su inocuidad.
  • Según algunas fuentes la rodiola podría contribuir a reducir la tensión sanguínea y los niveles de azúcar en sangre, por lo que cabe consultar con el médico en caso de hipotensión o hipertensión y diabetes.
  • Por su notable efecto inmunoestimulante debe ser tomada con máxima precaución por pacientes con problemas de inmunodeficiencia, y no compatibilizar con medicamentos que refuercen la respuesta autoinmune.
  • Si se están tomando antidepresivos de síntesis es imprescindible consultar con el médico antes de decidirse a seguir un tratamiento con rodiola.
  • Las personas mayores o sus familiares deben consultar al médico antes de iniciar un tratamiento con rodiola para descartar problemas o incompatibilidades.
  • Se recomiendan tratamientos discontinuos y de duración limitada.

Actualizado: 28 de Junio de 2019

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD