El SARS-CoV-2 puede permanecer activo en el intestino infantil 36 días

Los niños pueden ser grandes propagadores asintomáticos de la infección por coronavirus según un nuevo estudio que ha descubierto que el SARS-CoV-2 puede permanecer activo hasta 36 días en el intestino de los más pequeños.
Escrito por: Eva Salabert

06/04/2021

SARS-CoV- en los intestinos de los niños

La mayoría de los niños pequeños que han contraído la infección por coronavirus no manifiesta síntomas de COVID-19, según revela un nuevo estudio de la Facultad de Medicina de la Universidad China de Hong Kong (Medicina CU) que advierte, sin embargo, que presentan una elevada carga viral y pueden portar el SARS-CoV-2 de forma inadvertida durante un prolongado periodo de tiempo.

Los investigadores de CU Medicine descubrieron que la proporción de casos pediátricos de COVID-19 en Hong Kong era mayor que en China continental y que en Estados Unidos y otros países de Europa; en concreto, de los 11.429 casos confirmados de COVID-19 registrados en Hong Kong a fecha 25 de marzo de 2021, 929 (el 8%) tenían 17 años o menos, 201 casos (el 22%) eran niños pequeños de tres años o menos, y más del 40% de ellos (87 casos) eran asintomáticos.

“Más del 40% de los niños de 3 años o menos con infección por COVID-19 a menudo son asintomáticos. Es probable que se conviertan en una fuente oculta de infección”

Además, realizando análisis de heces también comprobaron que casi el 70% de los niños diagnosticados con COVID-19 pueden portar el virus activo en sus intestinos hasta 36 días sin manifestar síntomas de la enfermedad, lo que según estos científicos convierte a los niños pequeños en un “propagador invisible del nuevo coronavirus”, un riesgo que “no se puede ignorar”.

Un estudio anterior realizado por investigadores del Massachusetts General Hospital (MGH) afiliado a Harvard y el Mass General Hospital for Children (MGHfC), y publicado en The Journal of Pediatrics, había comprobado que la carga viral en las vías respiratorias de los niños infectados por coronavirus era sigificativamente más alta que la de los pacientes adultos ingresados en la UCI. Una carga viral más elevada aumenta el riesgo de transmitir el virus, lo que convierte a los niños, y especialmente a los asintomáticos, en propagadores silenciosos de la infección.

El profesor Siew Chien NG, director asociado del Centro de Investigación de Microbiota Intestinal de CUHK, ha afirmado que sus “datos indican que más del 40% de los niños pequeños de 3 años o menos con infección por COVID-19 a menudo son asintomáticos. Es más probable que se conviertan en una fuente oculta de infección y pueden desempeñar un papel en la transmisión comunitaria. Si bien estamos trabajando intensamente para evitar que las personas de alto riesgo se infecten, es importante encontrar una solución para evitar resultados desfavorables en los niños pequeños”.

Análisis de heces: eficaz para detectar casos de COVID-19 ocultos

Esta escuela de medicina ofreció análisis de heces gratuitos para detectar el coronavirus a partir de marzo de 2020, e identificaron 22 casos de COVID-19 entre más de 17.500 muestras de heces, con una tasa positiva del 0,13%. Más del 70% de los 22 casos confirmados eran portadores asintomáticos y 20 de ellos eran niños de seis años o menos, lo que supone más del 90% del total.

“La prueba de heces es precisa, segura y eficaz para detectar portadores silenciosos que no proporcionaron muestras respiratorias”

Los autores del estudio han sugerido fomentar el empleo de análisis de heces para interrumpir esta cadena oculta de propagación del coronavirus, ya que consideran más sencillo realizar esta prueba a los niños pequeños que utilizar el método que consiste en tomar una muestra de saliva de la garganta o el frotis nasal y faríngeo combinado.

El Profesor Paul Kay Sheung CHAN, presidente del Departamento de Microbiología de CU Medicine ha declarado que “la prueba de heces es precisa, segura y eficaz para detectar portadores silenciosos que no proporcionaron muestras respiratorias. Nuestros hallazgos muestran que la mayoría de los niños pequeños son probablemente propagadores silenciosos del SARS-CoV2. Son más contagiosos porque no presentan síntomas, pero tienen una carga viral alta, y el 90% de estas muestras contienen virus vivos. Su período de incubación del virus es más largo y podría haber sido de hasta 36 días en uno de los casos. Como fácilmente podrían ser la fuente de transmisión, permitiendo que el virus se propague en la comunidad, debemos prestar especial atención a este grupo de edad”.

Síntomas comunes a la gripe y el COVID-19 en niños

En los niños la gripe y la infección por coronavirus presentan síntomas comunes, según ha explicado el profesor Albert Martin LI, presidente del Departamento de Pediatría de CU Medicine: “La fiebre, la tos y la rinorrea son algunos de los síntomas muy comunes que se encuentran en la infección pediátrica por COVID-19 y en la gripe. Por lo tanto, recordamos a los padres que presten especial atención al estado de salud de sus hijos y que deben llevarlos al médico o someterse a una prueba de detección de COVID-19. Esto es especialmente importante para aquellos que se sienten enfermos después de visitar áreas de alto riesgo, o el edificio residencial en el que viven debe someterse a pruebas obligatorias, o se informa de una enfermedad de causa desconocida en el personal escolar y los estudiantes”.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD