Aloe Vera, planta 'para todo'
No hay planta más adecuada para el cuidado de nuestra piel que el aloe vera. A sus virtudes como reparador dermatológico suma su eficacia frente al estreñimiento y la gastritis. Conoce las cualidades de esta estrella del herbolario.

Cómo se aplica el aloe vera: productos y precauciones

Productos cosméticos con aloe vera
Existen muchos productos elaborados a base de aloe vera, desde cosméticos o textiles a alimentarios.

Actualizado: 26 de marzo de 2021

En la actualidad, los productos elaborados a base de aloe vera abundan en el mercado. En cualquier tienda más o menos especializada podemos encontrar un sinfín de artículos de cosmética que, en su composición, incluyen el aloe como, por ejemplo, cremas hidratantes, nutritivas, antiedad o antioxidantes.

Igual sucede con el caso de los productos destinados a la higiene personal. Existen geles, jabones, champús, mascarillas y desodorantes con aloe vera. También hay tratamientos específicos para el cuidado facial, capilar y corporal a base de cremas de muy distinto tipo, con aplicaciones tanto para dolores musculares, como con activos reafirmantes, anticelulíticos, regeneradores o antiarrugas.

En cualquier caso, el aloe vera con aplicaciones más medicinales o sanitarias tiene diversas formas de presentación y aplicación:
  • La pulpa o parénquima fresca, para aplicar directamente sobre la piel.
  • La pulpa  en forma de gel o extracto con glicerina en uso tópico.
  • El jugo de parénquima para uso interno (bebido).
  • El acíbar en polvos como laxante o purgante.
  • Aloe en extracto seco como laxante y digestivo.
  • Tintura de aloe para uso tópico.
  • Cremas y pomadas demulcentes e hidratantes.
  • Extracto de aloe formando parte de jabones, champús y dentífricos.

Prendas y alimentros con aloe vera

Pero quizá su aplicación más novedosa, y al mismo tiempo la menos conocida, sea en el ámbito textil. Actualmente las investigaciones para incorporar extracto de sábila en la composición de prendas de ropa o de textiles de cualquier tipo están ofreciendo resultados muy satisfactorios.

Productos fabricados con aloe vera

Incluso existe productos alimenticios que lo incluyen en su composición. Desde empresas que venden sus hojas tal cual para que extraigas de ellas el gel –ya que la hora tiene un sabor demasiado amargo–, hasta otras que lo incluyen como ingrediente de yogures, zumos o ensaladas, bebidas energéticas, leches de aloe… En Lanzarote te obsequian con sabrosas raspas y caramelos elaborados con aloe. 

Y por supuesto, los distintos aloes son elementos insustituibles en jardinería. Se acomodan a espacios muy diversos y necesitan de pocos cuidados. Resisten bien el calor y la sequía, pero se debe procurarles protección contra las heladas. 

Fórmula de herbolario con aloe para cuidar la piel

Esta crema casera con aloe vera es útil para los eccemas secos y las urticarias:

Ingredientes:

5 g de gel de aloe, extractos de caléndula, bardana, avena y centella asiática, 5 g de cada, agua de hamamelis (5 g) y un emulsionante de herbolario como la cera, más glicerina (agente deshidratante).

Preparación:

Se funde el emulsionante al baño maría, se le añade la glicerina y los extractos de hierbas. Se deja a fuego lento, unos 3 minutos, removiendo de vez en cuando. Se agrega el gel de aloe. Se pasa la masa por un tamiz, se vuelve a remover y se deja que se enfríe. Se traslada a continuación a un tarro esterilizado, donde lo conservaremos.

Dosis:

Se aplica 3 o 4 veces al día, sobre el área dañada. Se lava después con agua de hamamelis o similar.

Precauciones con el uso de aloe vera

La aloína puede resultar irritante sobre pieles sensibles. Según los estudios médicos publicados, menos del 1% de la población es alérgica a esta planta. Aun así, antes de tomar o de aplicarnos cualquier producto que la contenga, sería recomendable asegurarnos previamente de que no tiene efectos adversos en nosotros.

Dermatitis alérgica provocada por el aloe vera

La mejor manera de comprobarlo es extendiendo un poco de gel de aloe vera en algún lugar de nuestro cuerpo donde la piel sea más fina como, por ejemplo, en la parte interna del brazo; tras pasar unas horas observaremos si se produce o no algún tipo de reacción alérgica en dicha zona.

A partir de aquí hay otros aspectos a tener en cuenta:
  • No se debe ingerir el acíbar durante el embarazo, el periodo de lactancia y en caso de que exista insuficiencia cardíaca, hepática o renal. 
  • No se recomienda administrarlo a niños menores de 6 años por su potencial irritante.
  • Está contraindicado también en caso de colitis ulcerosa. Su uso para la gastritis debe hacerse antes consultando con tu médico de confianza.
  • Su uso como laxante y purgante debe estar asociado con otras plantas mucilaginosas como el llantén, la malva o el malvavisco.

Creado: 8 de abril de 2011

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD