PUBLICIDAD

La cerveza, ¿es saludable?
¿Tienes dudas sobre las virtudes de la reina del verano? Hay datos que demuestran que la cerveza no engorda (aporta pocas calorías y no contiene grasas), y que su consumo moderado tiene beneficios para la salud.
Escrito por Eva Salabert, Periodista experta en salud

Diez buenas razones para beber cerveza

Un grupo de amigos brinda con grandes jarras de cerveza

El lúpulo, que confiere a la cerveza su característico sabor amargo tiene propiedades sedantes y digestivas.

Se han realizado numerosas investigaciones científicas para determinar si el consumo moderado de cerveza tiene consecuencias beneficiosas sobre la salud, y existen datos que demuestran que la ingesta de esta y otras bebidas fermentadas, como el vino y la sidra, estaría recomendada como parte de una alimentación saludable, siempre que, insistimos, se tratara de un consumo moderado, realizado por adultos sanos, y acompañado de una dieta equilibrada

La cerveza es una bebida-alimento con diversas propiedades saludables, entre las que destacan estas diez buenas razones para consumirla:

  • Disminuye el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares, al aumentar los niveles de colesterol bueno (HDL), y gracias a que contiene polifenoles (antioxidantes naturales que están también presentes en el vino), que tienen un efecto antiinflamatorio y antitrombótico. Así, estudios en ratones afirmaban que es capaz de ayudar a prevenir la aparición de lesiones de miocardio agudas ligadas al infarto
  • Protege frente a enfermedades neurodegenerativas, gracias a uno de sus componentes, el silicio, que influye sobre la absorción y acumulación de aluminio, un mineral neurotóxico asociado a patologías de este tipo, como el alzhéimer y otras demencias.
  • Mejora la salud ósea. Diversos estudios también relacionan el consumo moderado de bebidas fermentadas, como la cerveza y el vino, con una mejor salud ósea, y el silicio, del que hablábamos en el punto anterior, también actúa evitando la pérdida de la densidad mineral ósea, con lo que podría prevenir la aparición de osteoporosis.
  • Tiene un efecto antiinflamatorio debido al lúpulo, un componente esencial de la cerveza, que posee propiedades antibacterianas y antiinflamatorias, y confiere a esta bebida la capacidad de prevenir enfermedades degenerativas relacionadas con el envejecimiento.
  • Protege frente a la aparición de aterosclerosis, este efecto, demostrado por investigadores españoles, se debe a sus compuestos fenólicos y al etanol, que ejercen este efecto protector en personas con un riesgo moderado-alto de sufrir este tipo de enfermedades.
  • Favorece la respuesta del sistema inmunitario frente a patógenos externos.
  • No engorda. Una caña de cerveza de 200 ml solo aporta 90 kcal y, en el caso de tratarse de cerveza sin alcohol, esto se reduce a 17 kcal por cada 100 ml o, lo que es lo mismo, 34 kcal por una caña.
  • Tiene un bajo contenido en sodio, y es diurética, por lo que evita la retención de líquidos, y es apta en dietas hiposódicas.
  • Disminuye el riesgo de úlcera gástrica. El consumo moderado de cerveza disminuye hasta un 17% el riesgo de que se produzca una infección a causa de Helicobacter pylori, una bacteria responsable también de la úlcera gastroduodenal e, incluso, del cáncer gástrico. El lúpulo, que le confiere el característico sabor amargo, tiene además propiedades sedantes y digestivas.
  • Su contenido en fibra (aporta un 17% de la ingesta de fibra soluble en la dieta) ayuda a prevenir el estreñimiento, reduce la incidencia de cáncer de colon y diverticulosis y favorece la disminución del colesterol.

En cualquier caso recuerda que siempre es preferible elegir las variedades sin alcohol, y nunca beber alcohol si estás embarazada, tomas medicación o vas a conducir.

Actualizado: 13 de Julio de 2018

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD