PUBLICIDAD

Extractos de agave podrían ayudar a prevenir y tratar la obesidad

Los extractos de la planta de agave generan sensación de saciedad y ayudan a normalizan los niveles de glucosa, triglicéridos y colesterol, por lo que podrían emplearse para combatir la obesidad o el síndrome metabólico.
Escrito por: Eva Salabert

11/01/2018

Extractos de agave

Las agavinas podrían emplearse como suplementos para regular las hormonas relacionadas con el apetito y la saciedad.

La planta agave o maguey es muy popular en México, donde se utiliza habitualmente para elaborar bebidas alcohólicas como el tequila o el mezcal, aunque también para fabricar productos textiles o alimenticios. Estos usos podrían extenderse porque un estudio ha revelado que consumir los fructanos que se extraen de esta planta podría ayudar a adelgazar y a prevenir trastornos metabólicos como el síndrome metabólico, la diabetes o la obesidad.

Mercedes López Pérez, investigadora del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav) del Instituto Politécnico Nacional (IPN) en Irapuato (Guanajuato, Méjico), que lleva años estudiando diferentes especies de agaves ha descubierto que contienen un tipo de fructanos, que han bautizado como agavinas, unos prebióticos que favorecen el desarrollo de bacterias beneficiosas para el organismo –los probióticos– que se encuentran en la microbiota intestinal.

Los agaves contienen fructanos, unos prebióticos que favorecen el desarrollo de bacterias beneficiosas para el organismo

En ensayos realizados con ratones, el equipo liderado por López Pérez ha comprobado que el consumo de lo que ellos han denominado agavinas (carbohidratos de reserva de los agaves formados por polímeros de fructosa) aumenta la producción de la hormona GLP-1, relacionada con la sensación de saciedad, por lo que el cerebro recibe el mensaje de que ya no necesita más alimento. Observaron, además, que los ratones obesos que habían experimentado daños fisiológicos y metabólicos, recuperaron su peso normal y normalizaron sus niveles de glucosa, triglicéridos y colesterol.

Las agavinas, por lo tanto, podrían emplearse como suplementos para regular las hormonas relacionadas con el apetito y la saciedad –que, además de la GLP-1son la leptina y la grelina– y, por lo tanto, para controlar el peso. Sin embargo, ahora es necesario realizar nuevos estudios con personas para confirmar que sus efectos son similares, y también cuál sería la cantidad segura de consumo para las personas.

Falta determinar los efectos de las agavinas en humanos

Los investigadores del Cinvestav y profesionales médicos (endocrinólogos, internistas, nutricionistas, y cardiólogos) del Hospital Civil de Guadalajara en Jalisco, comenzarán próximamente un estudio cuyo objetivo es determinar si el consumo de agavinas tiene los mismos efectos en los seres humanos, y para ello tiene la intención de seleccionar a individuos con sobrepeso, obesidad o diabetes, para confirmar si estas personas experimentan beneficios como la pérdida de peso, o una disminución en sus niveles de colesterol y triglicéridos.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD