Cocinar con carbón o leña eleva el riesgo de problemas oculares

Las personas que cocinan con leña o carbón están expuestas a más contaminantes en el ambiente que pueden aumentar el riesgo de enfermedades oculares graves, como cataratas o ceguera, o de lesiones por las chispas y ceniza.
Escrito por: Natalia Castejón

03/08/2021

Cocinar con leña o carbón daña los ojos

El carbón y la madera se sigue usando para cocinar en muchos hogares, según un estudio de la Universidad de Oxford (Reino Unido) y la Universidad de Pekín (China) casi la mitad de la población mundial –unas 3.800 personas– están expuestas a este tipo de contaminación en sus casas. La investigación ha encontrado que estos individuos presentan más riesgo de enfermedades oculares.

Anteriormente, ya se había encontrado un posible vínculo entre usar combustibles sólidos para cocinar y más riesgo de desarrollar cataratas en mujeres, sin embargo, no se tenía evidencia de si también estaba asociado con otras patologías oculares, como la queratitis, conjuntivitis o el glaucoma, y eso es lo que ha intentado descubrir este nuevo estudio, que se ha publicado en la revista PLOS Medicine.

Usar carbón o leña para cocinar estaba asociado a un 35% más de probabilidades de alteraciones en la esclerótica, córnea, iris y cuerpo ciliar y un 32% más de riesgo de trastornos de la conjuntiva

En el trabajo se analizó la salud y los hábitos de cocina de 486.532 adultos durante un periodo de 10 años. Tras ese tiempo, se dieron 13.408 casos de cataratas, 4.877 de trastornos de la conjuntiva, 1.583 alteraciones en la esclerótica, córnea, iris y cuerpo ciliar, y 1.534 casos de glaucoma, un problema ocular que puede acabar causando ceguera.

Hasta un 17% más de riesgo de cataratas con el carbón o la leña

Los hallazgos indicaron que utilizar carbón o leña para cocinar estaba asociado a un 35% más de probabilidades de alteraciones en la esclerótica, córnea, iris y cuerpo ciliar, un 32% más de riesgo de trastornos de la conjuntiva y un 17% más de riesgo de cataratas, en comparación con los que utilizaban combustibles limpios.

No se encontró diferencias sustanciales entre cocinar con madera de leña o con carbón y tampoco se encontró relación con más riesgo de glaucoma. Al parecer esto podría deberse a que este trastorno afecta a las estructuras internas del ojo, que están menos expuestas a los contaminantes del aire.

“El aumento de los riesgos puede deberse a la exposición a altos niveles de partículas finas (PM 2.5) y monóxido de carbono, que pueden dañar la superficie del ojo y causar inflamación”

“El aumento de los riesgos puede deberse a la exposición a altos niveles de partículas finas (PM 2.5) y monóxido de carbono, que pueden dañar la superficie del ojo y causar inflamación”, ha declarado el Dr. Peter Ka Hung Chan, principal autor de la investigación. Además, al quemar la madera pueden desprenderse chispas o polvo de madera que también daña los ojos.

Los autores instan a que se tomen medidas desde el gobierno a las comunidades para reducir las causas evitables de enfermedades oculares, brindando ayudas para utilizar combustibles más limpios y servicios de salud accesibles, que podrían reducir drásticamente los problemas de los ojos de los ciudadanos.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD