Cúrcuma
Ingrediente insustituible del curry, la cúrcuma es más que una especia aromática, ya que ayuda a cuidar el corazón, el hígado y las articulaciones, y representa una prometedora esperanza en la lucha contra el cáncer.

Cómo se toma la cúrcuma: consejos de uso

Actualizado: 6 de julio de 2020

Para muchas personas la cúrcuma no sólo no es una desconocida, sino que forma parte habitual de sus costumbres culinarias. Tener cúrcuma en casa como condimento no solo te ofrece la oportunidad de realzar tus platos, también te brinda un amplio espectro de potenciales apoyos para tu salud y la de tu familia.

El principal componente de la cúrcuma, la curcumina, de manera aislada no se absorbe bien por el organismo, apenas incide sobre nuestros tejidos antes de ser excretado, en cambio sí se absorbe bien cuando se consume entera, en polvos, o en extractos concentrados.

La cúrcuma se presta a diferentes formas de presentación:

  • En polvos, como condimento culinario, con el que aromatizar platos y guisos diversos
  • En polvos micronizados –las partículas reducidas al máximo posible–, dosis de 100 mg diarios.
  • En infusión de los polvos, generalmente asociada a otras plantas, 20 g por litro de agua, tres vasos diarios en tratamientos discontinuos.
  • En extractos líquidos, concentrados, 25 gotas al día en tres dosis.
  • En tintura, de 50 a 80 gotas al día en tres o cuatro tomas, mejor si las mezclas con zumo de frutas.
  • En jarabe, con zumo de limón, para ayudar a perder peso y como desintoxicante.
  • Suplementos de curcumina asociados a complejos de fosfolípidos o de oligoelementos que favorecen su absorción, unos 500 mg diarios en tres dosis.
  • En cápsulas, 50 mg al día.
  • Aceite de cúrcuma, aplicado externamente sobre la piel inflamada, como fungicida o repelente de insectos, pero también en masaje sobre miembros doloridos a causa de inflamaciones reumáticas y contracturas musculares.
  • Cataplasmas de cúrcuma para curar el acné y sobre otras impurezas de la piel.
Infusión de cúrcuma

Precauciones con la cúrcuma

La toma de cúrcuma para fines terapéuticos no debiera hacerse alegremente, sin tener en cuenta ciertas medidas de prudencia. La cúrcuma como condimento no reviste riesgo alguno, si no se exceden las cantidades razonables.

Como orientación, te ofrecemos las siguientes recomendaciones pero, si tienes dudas, consulta siempre con tu herbolario de confianza.

  • Es desaconsejable un consumo de cúrcuma a dosis altas o en tratamientos muy prolongados. Se han descritos algunos casos de intolerancia o daño hepático, pero de forma más frecuente, acidez o irritación gástrica.
  • Debe evitarse en caso de obstrucción intestinal.
  • Dado que puede aumentar el flujo menstrual, está contraindicada durante el embarazo si es tomada en forma de extracto concentrado.
  • No se recomienda tomarla si se están siguiendo tratamientos con anticoagulantes y antiplaquetarios, como la aspirina, para evitar posibles interacciones no deseadas.

Remedios naturales con cúrcuma

Te proponemos algunas fórmulas herbarias o remedios naturales que incorporan cúrcuma y que te puedes preparar tú mismo, o pedir que te elaboren en tu herbolario de confianza con el fin de ayudar a alivio de algunos síntomas de salud relacionados con problemas de hígado, corazón o colesterol.

Fórmula para descongestionar el hígado

Ingredientes:

Polvos de cúrcuma, cardo mariano, boldo, fumaria, grama, rábano negro y anís verde, 20 g por planta.

Preparación:

Mezclas a fondo los distintos ingredientes sobre una superficie plana. Separas una cucharada sopera rasa de la mezcla por vaso de agua. Lo pones a hervir 2-3 minutos y dejas en reposo diez minutos más.

Dosis:

Dos vasos al día, antes o después de las comidas principales.

Fórmula para bajar el colesterol LDL y los triglicéridos

Ingredientes:

Polvos de cúrcuma, alcachofera, harpagofito, abedul (hojas) y anís verde.

Preparación:

Una cucharada sopera de la mezcla a partes iguales por vaso de agua. Lo hierves dos minutos, dejas que repose diez minutos más, y lo cuelas.

Dosis:

Dos o tres vasos al día para controlar colesterol y triglicéridos, le puedes agregar estevia para compensar el sabor amargo de la alcachofera y el harpagofito.

Fórmula para proteger el corazón

Esta combinación de cúrcuma y otras plantas es una aliada de la salud cardíaca.

Ingredientes:

Polvos de cúrcuma, jengibre, olivo (hojas), espino albar y grosellero negro.

Preparación:

Unos 20 g por planta. Mezclas bien las distintas plantas, separas una cucharada sopera de la mezcla por vaso de agua. Lo pones a hervir apenas dos minutos y dejas que repose, tapado, unos diez minutos más, y lo cuelas.

Dosis:

Uno o dos vasos al día, mejor en ayunas.

Creado: 24 de febrero de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD