PUBLICIDAD

Dieta y nutrición
Picoteo saludable, deja K.O. al gusanillo
Te proponemos muchas soluciones rápidas y sanas para comer entre horas, porque el problema no es picar algo fuera del horario establecido, sino la selección que se haga de los alimentos y la cantidad que se tome.
Escrito por Adriana Hernández, Periodista experta en nutrición y vida sana

Tipos de snacks salados y saludables para picar entre horas

Snacks saludables para picar entre horas

Crudités de verduras para picar entre horas

Si eres un salao, te encantarán estos snacks –saludables todos, por supuesto– para acabar con el runrun de tu estómago antes de la comida, la merienda o la cena:

  • Aceitunas

    Nos rendimos ante las aceitunas, reinas del aperitivo por tradición, sabor y calidad, gracias a su contenido en ácido oleico. Siete aceitunas contienen todos los aminoácidos esenciales que tu organismo necesita, te gustará pecar por un día. También puedes elegir un cóctel de variantes o encurtidos, son aquellos que se conservan en vinagre y sal e incluyen pepinillos, cebollitas, mazorquitas, rabanitos…

  • Frutos secos

    Otro clásico para aplacar el gusanillo son los frutos secos, podrás tomarlos solos, con el yogur, con unas cuñas de queso, con membrillo, formando parte del muesli… sus combinaciones son infinitas al igual que sus beneficios. Son bajos en grasas saturadas y ricos en aceites saludables para el corazón, proporcionan energía, y gracias a su aporte de hierro, tratan la fatiga y los momentos de debilidad. Eso sí, tómalos sin tostar ni salar.

  • Crudités

    Si te gusta visitar restaurantes caros, te habrás fijado que un entrante común son los “crudités”, bastones crudos de verduras, ¡deliciosos, frescos y crujientes! Hazlos con tus verduras preferidas (calabacín, apio, pepino, zanahoria) y mójalas en un aliño casero de aceite y limón o en una salsa ligera de yogur. Te saciarán y eliminarán las ganas de comer cosas más calóricas.

  • Sushi y sashimi

    Ya que hablamos de restaurantes, ¿por qué no te das un viaje exprés al lejano Oriente? Un día, llévate a la oficina un pequeño surtido de sushis y sashimis y verás qué de envidias provocas. No deja de ser pescado crudo con una base de arroz. Sano, natural y original.

  • Biscotes integrales

    Como no a todo el mundo le gusta la comida japonesa, en tu caso, puedes hacer unos biscotes integrales con fiambre bajo en sal y grasa. Combina productos magros como el jamón cocido, el pavo, el queso fresco, el queso de untar o el pollo braseado.

  • Conservas de pescado

    Otra opción son las conservas de pescado: un día, sardinillas, otro, mejillones, atún, berberechos, pulpo… productos ricos en hierro y vitaminas. El pan tostado puedes cambiarlo por palitos de trigo combinados con pipas o queso, no tienen colorantes ni conservantes y son un toque diferente al bocata de toda la vida.

  • Minibrochetas

    Para el día que no tengas pan en casa, prepara unas minibrochetas con tomatitos cherry y queso fresco aliñados con aceite de oliva y orégano.

  • Minibocadillos

    Y si eres fan de las miniaturas, hazte un experto en minibocadillos y rellénalos de mil cosas diferentes: salmón ahumado con lechuga y gambas; jamón con tomate; espárragos con huevo duro; queso fresco con lechuga y miel; de anchoas con pimientos, de queso con confitura de tomate. Si eliges pan integral y alimentos bajos en calorías, no habrá problema en incluirlos en tu dieta. Eso sí, controla las cantidades y las veces que los tomas entre semana.

Actualizado: 16 de Noviembre de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD