PUBLICIDAD

Noticias Belleza y bienestar

Un nuevo antibiótico, eficaz contra la bacteria que causa la neumonía

Investigadores españoles han comprobado la eficacia de la rodomirtona (extraída de una planta asiática) para detener el crecimiento o eliminar al neumococo, una bacteria implicada en enfermedades como neumonía o meningitis.
Rhodomyrtus tormentosa una planta eficaz contra la bacteria que causa la neumonía

El neumococo es responsable de la neumonía, la meningitis, la sinusitis o la bronquitis.

14 de Noviembre de 2017

La rodomirtona, una sustancia extraída de una planta originaria del sudeste asiático, la Rhodomyrtus tormentosa, es eficaz para combatir el Streptococcus pneumoniae, una bacteria más conocida como neumococo, y que se considera una de las principales responsables de enfermedades como la neumonía, la meningitis, la sinusitis o la bronquitis.

Un grupo de investigadores de la Universidad de Córdoba ha comprobado la eficacia de esta molécula para tratar este tipo de enfermedades infecciosas, y también ha determinado la cantidad necesaria a emplear para provocar la muerte de esta bacteria o impedir su crecimiento.

Estos expertos han averiguado que el mecanismo molecular de acción de la rodomirtona es la reducción o total eliminación de la cápsula del patógeno, una cubierta mucosa que lo envuelve y constituye un factor de virulencia en sí mismo.

La rodomirtona ya había demostrado su efectividad en la lucha contra las bacterias Gram-positivas

Nuevos antibióticos para hacer frente a las resistencias microbianas

Los científicos son conscientes de que es necesario crear nuevos antibióticos que sean capaces de hacer frente a las resistencias que están desarrollando los patógenos, tanto como consecuencia de la selección natural, como debido a un empleo inadecuado de estos medicamentos. Esto significa que los antibióticos que funcionan en la actualidad podrían ser ineficaces dentro de unas décadas, por lo que es fundamental seguir investigando en esta línea para descubrir nuevos fármacos.

La nueva molécula ya había demostrado su efectividad en la lucha contra las bacterias Gram-positivas en ensayos realizados previamente en Tailandia, y por ello los investigadores españoles decidieron estudiar sus posibles efectos como antibiótico. Observaron así que al exponer las cepas del neumococo a la rodomirtona, las enzimas y los metabolitos involucrados en la síntesis de la cápsula del patógeno se alteraban, y de esta forma era posible inhibir el crecimiento de la bacteria, o incluso eliminarla.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD